Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [8] Sindicar categoría
Construcción [4] Sindicar categoría
Crisis [6] Sindicar categoría
Economía [5] Sindicar categoría
Marketing [3] Sindicar categoría
Negocios [2] Sindicar categoría
Proyectos [2] Sindicar categoría
Riesgos [1] Sindicar categoría
Tecnología [2] Sindicar categoría

Archivos
Abril 2012 [1]
Abril 2011 [1]
Marzo 2011 [1]
Febrero 2011 [1]
Enero 2011 [1]
Diciembre 2010 [1]
Octubre 2010 [1]
Agosto 2010 [3]
Julio 2010 [1]
Junio 2010 [2]
Abril 2010 [1]
Marzo 2010 [2]
Febrero 2010 [5]
Enero 2010 [1]
Diciembre 2009 [3]
Noviembre 2009 [4]
Octubre 2009 [4]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


Noviembre del 2009


Marketing Radical

HTML clipboard


El Marketing dejó de ser una orientación empresarial para convertirse en una filosofía de vida empresarial que reconoce que el éxito de una empresa es sostenible siempre y cuando se organice para satisfacer las necesidades actuales y futuras de los consumidores o usuarios de forma más eficaz que su competencia. Las empresas con una "filosofía de marketing", se centran principalmente en el conocimiento de los consumidores que constituyen su mercado objetivo. Por ello, los estudios de mercado constituyeron, por mucho tiempo, una de las principales actividades en la función del marketing. Quisiéramos dar un ejemplo de lo que, ahora, se abre campo cada vez con más fuerza en esta contienda por la mente del consumidor, el "Marketing Radical". El ejemplo es el siguiente:

En 1982 Harley-Davidson, que alguna vez había sido sinónimo de rebeldía y libertad, estaba pasando uno de sus peores momentos y se encontraba al borde de la quiebra. Comprada hacía poco tiempo a la casa matriz AMF por un grupo de arrojados ejecutivos de Harley, la compañía de motocicletas se encontraba arruinada por una mala administración de hacía ya varios años, y ataques ininterrumpidos por parte de los competidores japoneses.

Las opciones no eran muchas. Clyde Fressler, gerente de publicidad y promoción de la compañía, recibió una extraña misión: crear un club de propietarios de motos auspiciado por la marca. El objetivo, aunque parecía insignificante frente a la calamitosa situación financiera, fue rápidamente comprendido por Fressler, que era un cliente más de la mítica marca y sabía perfectamente que Harley era más que una motocicleta, era una forma de vida.

El club, llamado "Harley Owners Group", se lanzó oficialmente en 1983. Sin necesidad de una costosa campaña publicitaria, la flamante comunidad fue promovida por la red de distribuidores y por mensajes boca a boca. Descuentos para alquilar motos en cualquier rincón de los Estados Unidos, fiestas para relacionar a los motoqueros y originales rallies eran parte de la oferta. Aunque el inicio fue duro, el club tiene hoy más de 350 mil miembros y Harley logró, gracias a ésta y otras decisiones estratégicas, sobrevivir y hasta triunfar en su segmento.

Este es sólo un ejemplo de lo que Sam Hill bautizó como marketing radical y está revolucionando hoy a los profesionales del marketing del mundo entero.

Este artículo trata, de manera breve, sobre el concepto de "Marketing Radical", concepto introducido por Sam Hill y Glenn Rifkin, que muestra el caso de algunas organizaciones que se salieron del marketing tradicional, lograron sacar adelante a compañías y sociedades en problemas económicos y financieros.

Pero, ¿qué es el Marketing Radical y por qué empresas exitosas lo utilizan?

Sam Hill es cofundador de Helios Consulting Group, una compañía que tiene como objetivo y propósito asesorar y ayudar a la alta gerencia a resolver sus estrategias y problemas de marketing. Sam Hill junto al periodista Glenn Rifkin, publicaron un libro denominado "Marketing Radical", donde analizan a 10 organizaciones que rompieron las reglas y triunfaron en grande. Entre algunas de ellas se encontraban Harley-Davidson, Nike, Virgin Atlantics, Boston Beer Company, la NBA o la Harvard Business School.

"Se trata de lograr resultados extraordinarios sin grandes niveles de recursos y, además, poder hacerlo porque uno estableció relaciones muy cercanas con los clientes y porque uno utiliza estrategias poco convencionales. El secreto es ser radical y hacer cosas que los competidores no esperan que hagas", explicó Hill en una entrevista exclusiva hace unos meses.

Ser radical en materia de Marketing va más allá de la innovación, el éxito o incluso la rebeldía o la locura. Las compañías radicales se diferencian de las tradicionales tanto en las formas como ven el mercado como en las técnicas y los enfoques que utilizan (o no utilizan); desconfían profundamente de la mayoría de las investigaciones de mercado y ven las cosas que otros no pueden ver.

El Marketing radical es considerado como una disciplina del Marketing que se extiende más allá de los conceptos y estrategias tradicionales. Siempre se dijo que no basta con ser competitivo, hay que ser diferente y marcar la diferencia. Esta es una de las principales razones por la que el marketing radical sigue siendo válido y reportando resultados muy positivos.

En las compañías radicales, son los gerentes los que lideran la función de marketing, sus departamentos de mercadeo son muy pequeños y están conformados por prácticamente "misioneros apasionados" y un plan de marketing basado principalmente en la comunicación directa con la población base, utilizando la publicidad de una manera muy selectiva, es decir: corta, extremadamente dirigida y muy intensa.

Las diferencias con el marketing tradicional son muchas y hay muchos quienes dicen que la visión tradicional de marketing es simplemente "comunicar una imagen de producto a través de la televisión o los medios masivos de comunicación". Para Sam Hill y Glenn Rifkin, las organizaciones radicales en su marketing, se relacionan con sus clientes de manera muy estrecha, no existe el cinismo paternalista de los esquemas tradicionales y en lugar de eso, la calidez y la confianza rigen las relaciones con sus consumidores.

Las organizaciones son generalmente conservadoras, quien está en una buena posición, pues desea mantenerla. Es allí cuando el marketing radical aparece como una opción para las empresas que tienen problemas financieros, ya que el tremendo impulso derivado de la confianza en el consumidor y el compromiso con el largo plazo, unido a la falta de recursos produce algo mágico: la Innovación nunca antes vista. Y es casi natural, cuando tenemos problemas financieros, pues se nos abre la mente y pensamos con más incidencia y responsabilidad. Entre los dos ejemplos más preclaros de empresas que se pueden destacar, que han utilizado marketing radical, están Hardley Davidson, que pasó de ser una motorista acabada en los ochentas, a generar una cultura de marca basada en el aprecio y la pasión por su producto, hoy la lista de espera para motocicletas de este tipo es de más de dos años. La NBA, que en tan solo diez años, convirtió a la Liga Profesional de Baloncesto Estadounidense en una empresa global y en el espectáculo deportivo más visto en el mundo aprovechando las ventajas de ser el deporte más practicado en el globo.

Hill y Rifkin, sostienen que generalmente las empresas que aplican marketing radical han pasado por problemas financieros, más sin embargo, todas hoy son sólidas tanto en términos de marca como en términos de ingresos. El Marketing radical mantiene una serie de reglas fundamentales que diferencian las empresas tradicionales de aquellas que utilizan estos "conceptos radicales". Según Hill y Rifkin, estos conceptos son:

1. El gerente general debe ser el dueño de la función de marketing.
Esto significa que los gerentes generales deben asumir personalmente el marketing de su empresa y que es lo único que nunca deben delegar. Saben que se puede vivir sin accionistas y en la era de los punto com, hasta sin empleados, pero jamás sin clientes. Por ello, están cerca de los consumidores, aprenden de ellos y los atienden de manera casi personal.

2. Un departamento de marketing pequeño y plano.
La clave es cero burocracia y nada de pirámides llenas de directores, gerentes, operativos y asistentes. Eso conlleva el riesgo del "teléfono descompuesto", con el que los datos del mercado se distorsionan al pasar de mano en mano. El marketing no debe ser incluso un departamento separado, sino una función integrada a todas las áreas de la empresa.

3. Encontrarse cara a cara con los clientes.
Para los radicales, estar cerca de los clientes es absolutamente fundamental. No les gusta la información de segunda mano, por lo que leen la correspondencia que mandan los clientes, los escuchan e inclusive descubren los sitios donde viven y acostumbran comprar. Para esta mercadotecnia radical, el conocimiento de los consumidores sólo es posible mediante la comprensión, y sólo es posible comprender mediante la proximidad.

4. Usar la investigación de mercados con cautela.
Algunos radicales descartan por completo las investigaciones de mercado; otros las miran con bastante escepticismo. En general opinan que su valor depende de la forma en que se utilice. Si complementa sus conocimientos la ven como ayuda valiosa. Pero no la usan para reemplazar esos conocimientos adquiridos de manera directa con el consumidor. Para ellos, la investigación de mercados complemente pero no sustituye.

5. Contratar a misioneros apasionados.
No se trata de tener un equipo con una gran experiencia en marketing sino apasionados de los productos que queremos vender. Hay que buscar no solamente destrezas sino intensidad y fe en lo que la compañía trata de lograr. Un absoluto fanático de una marca será el mejor integrante del equipo de marketing radical para promoverla.

6. Respetar a los clientes.
Tema constante entre las compañías radicales es el afecto y el respeto hacia sus clientes. Los ven como seres humanos y no como estadísticas. Se comunican con ellos, les contestan todas sus comunicaciones y se sienten realmente agradecidos por su preferencia. Saben que es la única manera de mantener su confianza y su lealtad.

7. Crear una comunidad de consumidores.
Los radicales estimulan a sus clientes para que se consideren como una comunidad, con la marca como elemento unificador. Forman clubes, organizan eventos comunitarios, comprometen a los consumidores con alguna obra benéfica, etc. Las reuniones son parte integral de la creación de una comunidad.

8. Replantear la mezcla de marketing.
Tradicionalmente, la publicidad se ha llevado el mayor porcentaje del presupuesto de marketing. Ahora los radicales han replanteado esa mezcla. Aunque dedican gran cantidad de tiempo y esfuerzo a comunicarse con sus clientes, rara vez tienen grandes presupuestos. Cuando utilizan la publicidad, lo hacen en periodos muy cortos y en medios contundentes. Utilizan herramientas de comunicación personales, que van desde el correo directo y las páginas Web, hasta la publicidad local y el patrocinio de torneos en barrios. Para los tradicionales, el marketing personalizado es un complemento de la publicidad. Para los radicales, la publicidad es la que viene por añadidura.

9. Sentido poco común.
La única manera de que una compañía chica se enfrente a una poderosa es que haga algo diferente. Los radicales del marketing creen en el sentido poco común. No aplican fórmulas conocidas ni simplistas. Rompen las reglas en todos los campos: publicidad, promoción, precios y distribución.

10. Ser fiel a la marca.
Los radicales son obsesivos en lo que se refiere a la integridad de la marca y muy firmes con respecto a su calidad. Todos prefieren dejar de existir mañana que bajar la calidad de sus productos o servicios. Saben que quitarle la calidad significa estarse haciendo trampa ellos mismos, lo que provocará consecuencias negativas que se verán tarde o temprano.

En resumen, el Marketing Radical se basa en tener gerentes enfocados en Marketing y siempre en la búsqueda de gente apasionada y con mucho amor a la marca, que sean capaces de crear una comunidad de consumidores y fundamentalmente de encontrarse personalmente con los clientes. Esta es una tendencia que, quizás dentro de muy poco, podría convertirse en una gradiente exponencial.

Por Dra. Janett Mostacero Llerena - 18 de Noviembre, 2009, 18:10, Categoría: Marketing
Enlace Permanente | Comentarios 1 | Referencias (0)

Trabajando en las Nubes

Este último fin de semana tuvimos un furibundo ataque de virus en nuestros sistemas de cómputo. Entre Cookies malévolas, adwares, riskwares, virus, gusanos y troyanos; se confabularon para generar un ataque masivo en el que, a Dios gracias, no salimos tan magullados. Lo que nos hizo reflexionar respecto al inminente cambio de software antivirus corporativo. Pero, ¿cómo funcionan los antivirus?.

Un antivirus normal compara un fichero sospechoso con una base de datos de firmas que se actualiza periódicamente. Éstas son generadas por el equipo de desarrolladores del antivirus, el cual se asegura (en teoría) de que el código hallado es dañino. Es un procedimiento manual y muy costoso. Este año han aparecido antivirus de nueva concepción. No usan bases de datos, sino que se conectan directamente a la red de la comunidad de usuarios para compartir y consultar las firmas de ficheros nocivos. ¿Cuál es la ventaja de esta arquitectura frente a la tradicional?. Pues la contribución simultánea de miles de usuarios hace que las amenazas se detecten y erradiquen a una velocidad mucho mayor. Conectados entre ellos, millones de ordenadores conforman una auténtica "inteligencia colectiva". Aún en desarrollo, los antivirus de este tipo suponen una auténtica revolución.

Para entender el funcionamiento de este tipo de antivirus hay que definir primero el concepto de "Nube", una palabra que se ha vuelto muy popular en los últimos dos años.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver este asunto con la economía y cómo lo puedo aprovechar en mi empresa o quehacer profesional?. Pues tiene que ver mucho, porque esto es el inicio de la nueva forma de hacer negocios en el mundo.

La Nube es una metáfora de Internet: el usuario supera los límites de su propio ordenador para llevar a cabo acciones en un entorno descentralizado. Un antivirus que funcione gracias a la Nube no es más que un conjunto de herramientas de eliminación y puesta en cuarentena. Sin conexión a Internet, estos programas son inútiles, puesto que para identificar un virus deben enviar la huella detectada a una amplia red de ordenadores que comparten información parecida. Si un ordenador detecta un programa peligroso, el antivirus propagará la muestra por la Nube de forma similar a como lo haría un programa P2P. En pocos minutos, todos los demás usuarios tendrán la posibilidad de erradicar el nuevo malware de sus equipos. Comparado con el tiempo que tarda un antivirus clásico en actualizarse, el que necesita la Nube es muy poco.

La nube es una excelente y acertada abstracción de algo que si conociéramos un poco sería demasiado complejo. En un nivel entrada al tema de las telecomunicaciones, basta con saber que la nube sabe transportar datos de un lado a otro casi transparentemente, pero que como está constituye un conjunto de tecnologías complejas que se complementan dentro de la infraestructura de un Internet Software Provider.

Para hacer una explicación técnica, como lo solemos hacer siempre, debemos advertir los conceptos de SaaS y PaaS. Con ello tendremos una idea bastante clara de lo que queremos explicar.

Una de las expresiones de moda en ámbitos informáticos y empresariales es Software como Servicio o SaaS (del inglés Software as a Service), un concepto muy sencillo pero que es necesario entender si queremos definir un concepto más general como es la nube. Resumiendo muchísimo, Software como Servicio significa dejar de comprar licencias de software instalable, migrando a aplicaciones web equivalentes que normalmente tendrá un costo bajo demanda (por periodos, usuarios, funcionalidades, etc.). De esta manera dejamos de poseer una copia del software y recibimos un servicio puro. Cuando se habla de SaaS se suele referirse al ámbito empresarial, donde una empresa ofrece por ejemplo soluciones CRM ó ERP alojadas en sus propios servidores, y otra empresa contrata el acceso a ese CRM ó ERP que, como está basado en web, no necesita de una instalación en las oficinas de la empresa contratista. Sin embargo, el concepto es tan general (software que usamos pero que se ejecuta en una máquina remota) que prácticamente abarca cualquier aplicación web que ofrezca un servicio: desde un gestor de correo personal como Gmail a una completa suite ofimática como Zoho, todo se puede llamar SaaS. Sí, es lo que estás pensando: simplemente es nombre fresco y comercial para vender mejor las aplicaciones web, o para denominar la masiva migración de actividades hacia Internet que estamos sufriendo los últimos años.

Por otro lado, una de las patas de la dichosa nube o Cloud Computing ha sido la aparición de la Plataforma como Servicio (o PaaS, del inglés Platform as a Service). La idea es la misma que aplicábamos al Software como Servicio pero aplicándola al Hardware: no queremos poseer una máquina simplemente por tenerla, queremos tener acceso a todos los servicios que nos pueda ofrecer esa máquina. No es importante que esos servicios vengan de un servidor Intel Xeon de último modelo en Perú o de trece mil Pentium en una empresa corporativa, si la experiencia es similar. Este servicio, que abstrae del Hardware físico al cliente, es interesante para cualquier desarrollador web o empresa que quiera desarrollar para la web, y viene a reemplazar a las empresas de hosting tradicionales. Quizás, también a los Administradores de Sistemas, ya que no hay sistema que controlar ni optimización posible más allá del código y sus algoritmos.

En buena cuenta, en entornos que se refieren a usuarios domésticos, la nube son todos esos servicios web que nos permiten hacer lo mismo que antes pero sin estar ligados a una máquina. Last.fm y Spotify son ejemplos perfectos de servicios en la nube, Google Docs también, Google Apps e incluso otros sitios sociales como Facebook o Twitter. El concepto es muy poco específico en este entorno, y vendría a ser precisamente el SaaS. Una aplicación que usas desde tu máquina pero que se ejecuta remotamente y accede a datos también remotos. En el entorno más empresarial o más técnico, la nube está más relacionada con las nuevas infraestructuras o tecnologías basadas en Internet. Esta computación en la nube o Cloud Computing sería la base donde los servicios web se desarrollarían, abstrayéndoles de la complejidad de la Internet física. Es decir, el PaaS y a más bajo nivel el SaaS.

Como ves, la nube solo es una palabra que modela la transición del modelo tradicional de las aplicaciones hacia el nuevo modelo sobre Internet basado en servicios, realmente no hay mucho más que decir. Evidentemente estas palabras se repiten más en empresas, que son las que se gastarán y ahorrarán más dinero en estos cambios, pero los usuarios domésticos también están en esa transición. Por ejemplo, ¿quién se imaginaría hace unos años que podríamos jugar a videojuegos en Alta Definición directamente desde Internet?, pues nadie.

Aún más, se estima que para el 2015 no se puede concebir una computadora que se encienda y no esté conectada a Internet, por ello todas las aplicaciones estarán allí, en la Nube. Las nuevas computadoras no tendrán el ingreso para conectar un PenDrive (una memoria USB, para entendernos), por la sencilla razón que no lo necesitarán. Si usas un Pendrive es porque tienes información que podrías usar en cualquier otra computadora. Pero que pasa si en cualquier computadora que estés podrías ingresar a tu disco duro que está en Internet. Por ello también cuando compremos una computadora dentro de uno años, no vendrá con un disco duro de gran capacidad, lo alquilaremos a grandes servidores en Internet. Las ONG's se están organizando para recoger dentro de 20 años todos los Pendrive y discos duros para darles una sepultura adecuada y no seguir contaminando el planeta.

Esta nueva forma de actuar comprimirá la cantidad de archivos repetidos que tiene la humanidad, la misma que se estima en 25 veces. Es decir, si la información se centraliza en grandes servidores, podría acceder a la misma todo el planeta y solamente se tendría 1/25 de la cantidad de bytes que actualmente se maneja. ¿Te imaginas el ahorro en unidades de almacenamiento de datos?. Lo mismo sucederá con los monitores, impresoras y demás artefactos que necesita la actividad económica y que será provista también de energía renovable como la fotovoltaica.

Adicionalmente, ya se tiene noticias de Internet2 que comenzó como una iniciativa académica, ahora ingresaría a la actividad empresarial. En Internet puedes publicar lo que se te antoje, pues en Internet2 es un sistema auditado de publicación y, por demás, muy confiable. Con estas dos alternativas se incrementan las posibilidades de información para todos.

Bueno, ya se podría decir que dentro de muy poco, se estaría tomando decisiones y haciendo empresa; en las Nubes.



Por Ms. Carlos Vargas Cárdenas - 9 de Noviembre, 2009, 5:00, Categoría: Economía
Enlace Permanente | Referencias (0)

La Economía y el Prosumo

Prosumo, nos chocamos con esta palabra hace más de dos décadas y no ha sido sino en estos días que creemos ha cobrado relevancia sustantiva en el ámbito de la economía global. Y es que actualmente cada uno de nosotros nos hemos convertido en un Prosumidor. Porqué?, por los acelerados cambios actuales que están desincronizando sectores cada vez más numerosos de la economía.

La palabra prosumidor, o también conocida como prosumer, es un acrónimo formado por la fusión original de las palabras en inglés PROducer (productor) y conSUMER (consumidor). Igualmente, se le asocia a la fusión de las palabras en inglés professional (profesional) y consumer (consumidor). Eso mismo en español sería PROductor y conSUMidOr.

Uno de los asuntos más relevantes que llega a conclusión el Matrimonio Toffler (Alvin y Heidi Toffler) en su libro titulado "La Revolución de la Riqueza" es cuando se expone el ejemplo del huevo frito. Es decir, si el huevo se fríe y se vende en un restaurante genera riqueza y se contabiliza como crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI), mientras que si lo freímos en nuestra casa, este no se contabiliza dentro de la economía, pero en ambos casos se esta realizando el mismo trabajo. A esto último el matrimonio Toffler, lo llama PROSUMO, porque somos a la vez el PROductor del huevo (es decir, lo sacamos del inventario) y el conSUMidor del mismo.

La definición del término Prosumo explicada por el matrimonio Toffler daba cuenta de más o menos lo siguiente: Cuando la gente saca a la venta, en la economía monetaria, bienes, servicios o experiencias, sus miembros son productores, es decir, el proceso es producción. Lo que pasa es que no existía léxico, al menos en Ingles, para lo que ocurre en la economía no contabilizada o no monetaria.

Por ello, en el libro La Tercera Ola (1980), se inventa la palabra PROSUMIDOR, para designar a quienes creamos bienes, servicios o experiencias para nuestro propio uso o disfrute, antes que para venderlos o intercambiarlos. Cuando como individuos o colectivos PROducimos y conSUMIMOS, nuestro propio output esta PROSUMIENDO. Por ejemplo, si elaboramos una torta y nos la comemos, somos prosumidores. Pero prosumo no es solo un acto individual, parte del propósito de elaborar esa torta tal vez sea de compartirla con la familia, los amigos o nuestra comunidad sin esperar dinero o su equivalente a cambio. Actualmente, dado que se ha encogido el mundo gracias al progreso del transporte, las comunicaciones y las tecnologías de la información (TI), la noción de comunidad es mundial, otra consecuencia del cambio en nuestra relación con la filosofía profunda del espacio. Por esa razón el prosumo puede incluir el trabajo no remunerado para crear valor y compartirlo con extraños del otro extremo del planeta.

El prosumo es en buena cuenta la nueva relación entre el productor y el consumidor. En la época industrial se generalizó el trabajo por salario, en la actualidad se va generalizando la tendencia a trabajar y producir para uno mismo. Este fenómeno parece estar relacionado también con el fenómeno antecesor de la automatización, que permite, sin poseer una capacidad técnica especial, producir efectos y artículos mediante una fácil actividad personal.

Es consabido que en el pasado, nuestros antecesores, se alimentaban, se vestían, por si mismos. Mucho antes de la invención del dinero, producían lo que necesitaban consumir. También sabemos que gradualmente, a lo largo de milenios, la gente pasó a ser menos prosumidora y a depender más del dinero y de los mercados. La creencia corriente entre los que se toman la molestia de pensar sobre ello era que el prosumo seguiría disminuyendo, es decir que la gente que crea valor no remunerado fuera del mercado disminuiría hasta volverse completamente irrelevante.

Sin embargo, lo que estaría pasando es exactamente lo contrario, mientras que se reduce en sus formas de primera ola, el prosumo se está expandiendo rápidamente en nuevas, según los Toffler, formas de la tercera ola. Está produciendo más valor económico y proporcionando más servicios gratuitos a la economía monetaria, y no solamente eso sino que se está haciéndolo a través de más, mejores y variados canales de distribución. Pero, no todo es color de rosa, para ciertos sectores monetarios este tema del Prosumo, no es muy conveniente que digamos como se puede observar con la aparición de Internet para los sistemas de cómputo, los blog para la industria de las comunicaciones, portales web gratuitos como Youtube. Hotmail, Twitter, Facebook, etc., etc., etc.

Bueno, todo esto está bien, pero, ¿qué tiene que ver con la economía?. Pues tiene que ver mucho. La economía no puede ser ajena a la revolución tecnológica en la que nos encontramos inmersos desde ya varios años, y por ello es necesaria una actualización de la economía en donde el prosumo y la calidad de vida, sean contabilizados mediante parámetros contables. Pues de lo contrario, se están realizando mal las cuentas y al realizarse mal las cuentas los resultados también seguramente serán malos.

Para ello veamos un simple ejemplo que nos podría ilustrar mejor. Si a lo que cuesta producir un KW/H, mediante la energía nuclear, le incrementamos lo invertido en investigación y lo que supone el mantenimiento de los desechos nucleares, nos damos cuenta de repente, que esta tecnología ya no es tan económica como se nos hizo creer. Por otro lado, si estudiamos las propuestas alternativas formuladas por Greenpeace, veríamos que mediante el fomento de las energías renovables, otro mundo si es posible y económicamente viable. Donde estaría el problema neurálgico, pues en que de repente cualquiera podría producir energía eléctrica a través de paneles solares usando energía fotovoltáica, o usando la energía eólica de la fuerza del viento.

Quizás y repentinamente se le acabaría el negocio a las grandes empresas del sector eléctrico que mantienen el monopolio en la actualidad. Según los Toffler, la economía monetaria no es más que una parte de un sistema de riqueza mucho mayor, que abarca la no monetaria, o prosumo. Paralelamente al concepto de productividad, enuncian el de "producividad": aumento de la tasa de crecimiento en la economía monetaria debido a la creación de valor no remunerado, la esencia del prosumo.

El Open Source es otro ilustrativo ejemplo de prosumo y lo entendemos como aquel software gratuito hecho para que el colectivo pueda utilizarlo para los fines que deseé, sin tener que pagar alguna cantidad económica, a los mas, en algunos casos se invita a la gente a donar dinero. Con el Open Source nos referimos a herramientas como Linux, OpenOffice o lenguajes de programación de código abierto como PHP (uno de los mas utilizados en la web). Este fenómeno llamado "prosumo" (creación de bienes, servicios o experiencia para nuestro disfrute o para compartirlo con la comunidad antes que para venderlos o intercambiarlos) lo podemos ver también en la gente que sube artículos a Wikipedia, gente que crea tutoriales gratuitos para aprender a utilizar programas, y que antes debíamos de comprar; o gente que publica noticias en un blog o un portal sin ningún costo para el que se beneficia, como el que estás leyendo en este momento.

El prosumo es, en definitiva, una de las banderas de la Sociedad del Conocimiento. Dado que el intercambio de la información es promovida por la necesidad de conocimiento para el crecimiento de una sociedad, lo cual es muy importante para las personas que entran a la vorágine del mundo laboral o empresarial, por la facilidad para acceder a un diferente tipo de conocimientos que antes, con seguridad no tenían; el prosumo deberá constituirse en la variable tácita de la nueva economía.


Por Ms. Carlos Vargas Cárdenas - 5 de Noviembre, 2009, 16:20, Categoría: Economía
Enlace Permanente | Comentarios 1 | Referencias (0)

Dance Marketing


Cada vez más, dinámicas y extrovertidas, son las estrategias de marketing que se aplican en las empresas.  Esta vez se busca la atención del consumidor con el Dance Marketing, una tendencia de publicidad que consiste en sorprender al público con un baile profesional en un lugar en el que no se espera algo así y con bailarines que, aparentemente, son un espectador más. El público asistente al centro comercial o al negocio donde se aplica esta técnica se contagia enseguida y muestra empatía tácita con el  producto, marca o el negocio.

En Europa ya se ha hecho en estaciones de tren y en centros comerciales, y es una tendencia que está haciendo furor en algunos países europeos desde principios de 2009.

Dance marketing, es una original técnica publicitaria que busca sorprender al público y al consumidor con acciones animadas donde la música, la escenografía y el baile juegan un papel protagónico.

Aún cuando esta técnica del nuevo marketing, aparentemente se crea que es novedoso, viene siendo utilizado en muchos países del todo el mundo. Aunque su llegada a nuestro país está adquiriendo cierta atención mediática por parte de muchos medios debido en gran parte a su original puesta en escena. Recientemente fue desarrollada en varios establecimientos McDonald"s recurriendo al "Beatbox" como gancho principal de este inusual show.

"Esta es una real experiencia para sorprender al consumidor", esta expresión es en resumen la apreciación de quienes lo han experimentado. Dance Marketing pues, significa una coreografía bien planificada con movimientos precisos por parte de los actores, así como lo frenético que podría ser la música. Puede considerarse como la recreación de una escena musical animada de corta duración con la finalidad de vender más y fidelizar al cliente.

Casi con las mismas características se podría decir que es similar a lo que sucede con las estrategias y acciones de street marketing o field marketing donde podríamos circunscribir esta técnica. Dance Marketing recurre pues al contacto con el consumidor para generar una experiencia única y cercana, añadiendo el "factor sorpresa" como ingrediente adicional.

El fenómeno se sustenta en los flash mobs que comenzaron en Nueva York en 2003, y en los últimos años ha aumentado en popularidad por todo el mundo. Este otro concepto se trata de una acción organizada en la que un gran grupo de personas se reúne de repente en un lugar público, realiza algo inusual y luego se dispersa rápidamente. Suelen convocarse a través de internet o SMS y en la mayoría de los casos se hacían por puro entretenimiento o con fines reivindicativos.

Aunque sólo se trata de una técnica más, que no dará buenos resultados si no se utiliza como parte de la estrategia global de la marca, merece la pena considerarla antes de que se popularice demasiado.

La empresa sueca IKEA con sus "bailarines camuflados" ha implementado Dace Marketing exitosamente. ¿Imaginas estar comprando tranquilamente en una tienda y verte envuelto en un musical? Aquí tienes las imágenes de lo que ocurrió en esa tienda especializada, a ritmo de la canción de Abba, 'Mamma mía'.

 

Con esta tendencia ahora en Europa, pronto la tendremos en Perú. Para ir de compras deberemos llevar: bolsas de compras, zapatillas, ropa suelta y el pelo recogido; ¿para qué?, pues para bailar comprando porque, esta al parecer, será una poderosa herramienta de publicidad que se nos viene.

Por Dra. Janett Mostacero Llerena - 2 de Noviembre, 2009, 0:39, Categoría: Marketing
Enlace Permanente | Comentarios 2 | Referencias (0)



<<   Noviembre 2009  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

 

Blog alojado en ZoomBlog.com