Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [8] Sindicar categoría
Construcción [4] Sindicar categoría
Crisis [6] Sindicar categoría
Economía [5] Sindicar categoría
Lean Construction [1] Sindicar categoría
Marketing [3] Sindicar categoría
Negocios [2] Sindicar categoría
Proyectos [2] Sindicar categoría
Riesgos [1] Sindicar categoría
Tecnología [2] Sindicar categoría

Archivos
Octubre 2013 [1]
Abril 2012 [1]
Abril 2011 [1]
Marzo 2011 [1]
Febrero 2011 [1]
Enero 2011 [1]
Diciembre 2010 [1]
Octubre 2010 [1]
Agosto 2010 [3]
Julio 2010 [1]
Junio 2010 [2]
Abril 2010 [1]
Marzo 2010 [2]
Febrero 2010 [5]
Enero 2010 [1]
Diciembre 2009 [3]
Noviembre 2009 [4]
Octubre 2009 [4]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


Diciembre del 2009


Lo que nos deja el 2009


Las inesperadas complicaciones del entorno político y el pobre desempeño de la economía significó que el sistema continuó con resultados deslucidos este año que nos deja. El difícil entorno operativo que están enfrentando las empresas financieras ha tenido, sin embargo, algunos logros, principalmente en la mejora del manejo de la evaluación crediticia, en mejoras de eficiencia operativa, y el incremento de la base de capital de algunas instituciones.

Es de esperar que el sistema mostrará claros signos de cambio hacia tendencias de volúmenes crecientes de operaciones y mayor rentabilidad, recién hacia finales del 2010, es decir para cuando la economía en general muestre también signos de crecimiento en el entorno de las campañas presidenciales.

La consolidación de las instituciones del sistema financiero nacional continuaron como medio de enfrentar las duras condiciones del mercado, declinando el total de activos y depósitos. Los bancos, a pesar de ver también reducidos sus volúmenes de negocios, pudieron mantener su participación de mercado durante el 2009.

Aunque el sorpresivo y súbito cambio en la cartera de economía de Mercedes Aráoz hace suponer una farra fiscal, según sus detractores, el correcto manejo de nuestra economía durante un año marcado por la crisis, permitió cerrar el 2009 con un ligero crecimiento, pero ya se prevé una notoria recuperación en el 2010, año en el que se espera retomar la senda del crecimiento.

Fuimos uno de los pocos países que mejor resistió a los embates de una de las peores crisis financieras y económicas de los últimos tiempos, y cerrar el 2009 con un magro crecimiento de nuestro PBI (entre 0.7% y 1%) parecía ser un premio consuelo para una de las economías que mejor papel hizo en el mundo.

Pero como todo esfuerzo tiene su recompensa, la nuestra llegó con creces, convirtiéndose en el mejor regalo de fin de año para nuestra economía. La reconocida Moody"s Investors Service elevó –el 16 de diciembre último– la calificación de riesgo crediticio del Perú a Grado de Inversión.

A continuación describiremos algunos de los aspectos más resaltantes de lo que nos dejó el 2009:

En el mundo
Con unas expectativas demasiado altas, la presidencia de Obama en su primer año de gobierno, no ha sabido cumplir sus principales promesas electorales. Aún no se ha cerrado Guantánamo y el proyecto de salud no fue lo esperado y todavía en el Congreso. En Afganistán, la Otam envió otros 30,000 soldados para detener la ofensiva Talibán, que ha propósito nadie sabe cómo salir de esta guerra. "China ya no es una amenaza para Estados Unidos", lo dijo Obama en su primera visita a Pekín, estaba buscado tender un puente para la cumbre de Copenhague.

Según el informe anual del Fondo Monetario Internacional, el PBI mundial retrocedió durante el último trimestre del 2008 y el primero del 2009 en 6%, con un impacto mayor para las economías avanzadas a causa del estrés financiero y del deterioro de los mercados de vivienda. Los países con una marcada dependencia de las exportaciones de manufacturas, como los de Asia oriental, Japón, Alemania y Brasil se vieron vapuleados por la caída de la demanda en sus principales mercados. Por su parte, África, América Latina y el Oriente Medio sufrieron a causa del colapso de los precios de las materias primas, la caída de la demanda por sus exportaciones, la disminución de las remesas y de las entradas de capital extranjero.

Según el Banco Mundial, la respuesta de los gobiernos fue rápida, pero no logró contener la caída, por lo que se tuvieron que desplegar estrategias innovadoras para suministrar liquidez a las economías: Alemania, China, Corea, EE.UU., Japón y el Reino Unido emprendieron ambiciosos programas de estímulo fiscal a fines del 2008, cuyos impactos recién se empezaron a sentir en el segundo y tercer trimestre del 2009.

Para países como Francia, Alemania y Japón, la recuperación llegó entre abril y junio. Por su parte, EE.UU. recién obtuvo un crecimiento de 0,7% en el tercer trimestre, lo que le permitió anunciar que la economía ya habría tocado fondo. Sin embargo, la suerte no acompañaría aún a economías como Grecia y España, cuya recuperación aún no está tan próxima y podría generar un retroceso en los demás países. Según el Banco Mundial, la incógnita deberá resolverse a mediados del 2010.


En el Perú
Si bien durante el 2009 el Perú enfrentó la crisis con sólidos fundamentos macroeconómicos y financieros, ello no garantizó la nvulnerabilidad de nuestra economía; reflejo de ello es la importante caída que registraron las exportaciones, siendo la manufactura no primaria la más golpeada. Conforme al balance presentado por la Asociación de Exportadores (ADEX), este año 2009 las colocaciones en el exterior cerrarían en US$ 25,913 millones, 15.4% menos que en el 2008 cuando cerró en US$ 30,624 millones. Es decir, el sector más afectado ha sido el de productos no tradicionales, entre ellos las confecciones.

Estamos viendo que la crisis que están atravesando nuestros envíos con valor agregado es la más grande de toda su historia, pero nos preocupa que aún estamos en una especie de caída libre. Aunque las empresas han sido muy activas y han puesto en marcha varias estrategias como diversificar mercados, productos y concentrarse en productos y mercados en donde tienen una alta penetración.

A manera de ejemplo, mientras España redujo sus compras en -37.2%, China lo hizo en -36.5%, Japón en -31.5%, Corea del Sur en -31.4%, Italia en -31%, Estados Unidos en -30.3%, Reino Unido en -29.2%, Francia en -26.6% y Canadá en -25.3%. A nivel general se podría decir que el mundo contrajo sus compras a niveles del 2006, retrocedió dos años, lo que nos demuestra que el comercio internacional demorará un poco más en recuperarse.

Al igual que las exportaciones, la caída de 2.4% en la demanda interna, durante el 2009, afectó directamente el desempeño de los sectores no primarios mostrando una fuerte desaceleración, y en algunos casos contracciones, frente al crecimiento observado el año pasado; como en el caso del comercio que de una tasa de casi 13% en 2008 pasó a –0.6% en 2009; o construcción que creció más de 16% en 2008 ahora solo aumentaría 4.3% al cierre del año.

Por su parte, el sector agropecuario registró una marcada desaceleración (2.4% en 2009) a raíz del menor crecimiento de la producción orientada al mercado externo y la agroindustria, sostuvo. A pesar de ello, el sector servicios (4.2% en 2009) fue uno de los que menos sufrió el impacto de la crisis, al punto que su evolución durante el año permitió que la economía no se contraiga (hubiera disminuido 1.4% sin considerar al sector servicios). Además, en el segundo semestre del año, algunos indicadores de la actividad sectorial ya han empezado a mostrar signos de recuperación, como la industria textil, la actividad constructora que parece se dispara para el próximo año y la industria de bienes de consumo masivo.

Durante 2009, la evolución del PBI de los países avanzados y en vías de desarrollo no hace más que confirmar que la economía mundial ha soportado la más grave recesión desde el periodo de posguerra, impactando directamente en los niveles de empleo y en los indicadores de pobreza mundiales, aunque fue amortiguada por la caída de los precios de los alimentos y combustibles.

A pesar de esos resultados, la economía peruana cerrará este año con cifras positivas (0.7% de crecimiento del PBI), aunque no será suficiente para contener el avance de los niveles de pobreza en el país. En ese sentido, se estima que dicho indicador aumentaría en 1.6 puntos porcentuales respecto a 2008 (de 36.2% a 37.8% de la población entre 2008 y 2009).

En relación al Grado de Inversión, ¿qué sucedió con nuestras cifras para que Moody"s cambiara de opinión?. El alejamiento de las cifras negativas mostradas durante los tres primeros trimestres del año, permiten suponer que la recuperación de la economía mundial, incluida la peruana, comenzaba a manifestarse en el último mes del 2009, un año marcado por magros indicadores. Según la calificadora, la mayor resistencia del Perú a los shocks externos y su menor riesgo crediticio asociado con la dolarización de su sistema financiero y la menor participación de la moneda extranjera en su deuda pública, permitieron que nuestra calificación de la deuda pública en moneda extranjera pase de Ba1 a Baa3. A lo que se suma el grado de inversión otorgado por Standard & Poor"s el 14 de julio del 2008, poniéndonos a la par de países como México, Chile y Brasil; y también el conferido por Fitch Ratings, que el 2 de abril del 2008 marcó el inició de la escalada de nuestro país ante los ojos de las principales calificadoras de riesgo.

Los efectos negativos de la crisis se manifestaron en una clara desaceleración en el nivel de crecimiento, de 6.8% en promedio, que venía registrando en los últimos siete años. La fuerte desaceleración del PBI durante este año, con un crecimiento cercano a 0.7% y el corto periodo de recesión en el segundo y tercer trimestre (–1.1% y –0.4% respectivamente) como reflejo de la agudización de la crisis mundial, nos alejó de las extraordinarias tasas de crecimiento registradas en años anteriores, paralizando los objetivos planteados por el actual gobierno en materia social, principalmente disminución de la pobreza, que con cuyas cifras aún no estamos de acuerdo.

Pero la importante reducción de la inversión privada (–13%) y la corrección y/o disminución del "ciclo de inventarios" de las empresas, sumadas a la reprogramación de algunos proyectos de inversión, serían los principales factores que explicarían la fuerte desaceleración de nuestra actividad económica en el 2009.

La economía peruana siguió haciendo noticia este año 2009 con un pronosticado resultado positivo. Aquí damos cuenta de la propalado por la cadena de noticias de CNN:

 

A pesar del dinamismo económico de los últimos años, las pasadas crisis económicas y las drásticas medidas neoliberales han conducido a una descapitalización de la economía nacional, con una insuficiente presencia de grandes empresas nacionales mientras se favorece abiertamente la de capitales extranjeros que gozan de exoneraciones tributarias y reinvierten escasamente las ganancias en el país. Pero por otro lado, las exportaciones no tradicionales de las cada vez más numerosas Mypes hacia nuevos mercados especialmente de Asia, en los últimos años, aunque tímidamente aún, manifiestan un constante crecimiento y diversificación, mejorando las perspectivas generales.

Les deseamos que este año 2010 les depare salud y mucho, mucho trabajo.



Por Boletín Gestión Empresarial - 30 de Diciembre, 2009, 4:02, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)

China, la nueva burbuja inmobiliaria


Los Chinos se jactaron mucho tiempo de su crecimiento y este lo atribuían en gran parte a su desarrollo inmobiliario. En estos últimos días se ha estado hablando mucho de la gran burbuja inmobiliaria de Dubai. El asunto es que la crisis de la deuda de Dubai se puede aliviar en Wall Street y las bolsas de todo el mundo, pero la ansiedad está empezando a crecer en China. Como es sabido, la economía de este país estaría en función de auge inmobiliario y sus proyectos de infraestructura. Dubai se ha reducido alrededor de $ 80 mil millones, sobre todo de Dubai World, el gran conglomerado estatal del que habláramos en el artículo anterior. Esta propiedad que representa alrededor de 59 mil millones dólares de la deuda, en gran parte de su promotor inmobiliario Nakheel, creador de la Palm Islands; no tendría los problemas financieros que sí podrían tener los proyectos inmobiliarios Chinos.

Actualmente, los analistas y economistas del mundo están divididos sobre si China anunciará esta semana el impacto del "asunto Dubai". Algunos están tratando de aliviar los temores sobre el crecimiento, mientras que otros advierten de graves consecuencias si no se toman medidas de inmediato.

Pues China tiene su propia burbuja inmobiliaria. Como esta burbuja de bienes raíces sigue creciendo en tamaño, una crisis similar a la de Dubai es probable que tenga lugar en China y el impacto podría ser mucho más devastador.

Los grupos de noticias provenientes de China son cada vez más impactantes, pues se advierte de una gran alarma, como en una economía hormiga que sería mucho más letal y que se derrumbará peor que en Dubai.

Pero, ¿de qué manera se daría esto y cuáles serían las consecuencias para esa región tan lejana y para el mundo entero?.

Estudiando las últimas estadísticas que nos llegan de los bancos centrales del mundo, los bancos chinos han prestado 6.21 billones de yuanes; (1 Chinese yuan = 0.146497 U.S. dollars) casi US$ 909 millones de dólares, a los sectores de Real State o de bienes raíces. La cifra sería mayor si se tomara en cuenta el financiamiento privado a los compradores de viviendas. Los eruditos chinos creen que la deuda del gobierno local será de más de 13 billones de yuanes; y eso que esto no incluye la deuda del Estado. Junto con los casi 4 billones de dólares propuesto por el el gobierno Chino  sobre su paquete de estímulo. Sí, también ellos están es ese tema. Con esto China se convertirá en un país con la inversión más loca de infraestructura de vivienda, que sin el debido control, es casi seguro que resultará en una enorme cantidad de préstamos incobrables, como ocurrió en la década de 1990 y que ya casi no tenemos el recuerdo.

Por otro lado, no olvidemos que el mercado inmobiliario de Estados Unidos se derrumbó por tratar de impulsar su economía con bienes raíces. Tampoco olvidemos que el sector vivienda en Japón también se derrumbó por la misma razón. China podría tener la misma suerte si se basa en el desarrollo inmobiliario y no controla su posición financiera generadora de flujos, que es la que finalmente garantizará la continuidad del negocio financiero en proyectos inmobiliarios. La semana pasada el mercado inmobiliario de la región de China y Dubai tuvo un rugido estrepitoso. Esto trajo una secuela de contención de las compras para convertirlas en eminentemente especulativas en el sector inmobiliario.

Haciendo un recuento de los valores inmobiliarios de los últimos meses, los precios de las vivienda de Shanghai han crecido a un nivel récord, a decir de las últimas experiencias inmobiliarias en Estados Unidos y Dubai, esto es ya un mal síntoma. Según China News Service, el precio de las vivienda en Beijing está alrededor de los 70,000 yuanes por metro cuadrado en las zonas urbanas, precio medio a finales de octubre. Pero, es necesario advertir que estos precios se han incrementado 50% de año a año en los últimos dos años. También, según las estadísticas del gobierno Chino, los empleados en Beijing obtuvieron un ingreso anual promedio de 44,715 yuanes el año pasado. Bueno aquí si los precios son comparables con los de Dubai, donde el récord de casi 30,000 yuanes.

La burbuja inmobiliaria estaría creciendo a un ritmo peligroso en China, el país tiene, respecto a viviendas, la relación precio-tasa más grande del mundo. Además, la más baja tasa de alquiler, casi sin fines de lucro, y la mayor tasa de viviendas sin vender también. Las políticas del gobierno, incluyendo reducciones de impuestos para compra inmobiliaria, los tipos de interés muy bajos y menores requisitos para los anticipos o pagos de inicial, han llevado a un incremento en las operaciones de propiedad, sin precedentes. La burbuja de la vivienda de China definitivamente puede hacer daño a la macro-economía del país. Posiblemente podría destruir todo el sistema financiero y la estabilidad social de China. Lo que pasa es que en China existe una marcada asimetría entre el desarrollo del sector inmobiliario y el desarrollo de su propia economía.

Los especialistas coinciden en que el error de Dubai es que se sobreestimó el poder adquisitivo de la gente. Algo un poco diferente de lo que pasó en China que creció de manera desmedida un producto inmobiliario propuesto para su gente. Veamos lo que nos dijo EFE a finales del año pasado:

 

China y el mercado de bienes raíces de Dubai tiene muchas semejanzas al haberse desarrollado muy rápido, sin antes consolidarse y fueron a la búsqueda de mercados financieros sin encontrar primero la sostenibilidad de su propios proyectos, obteniendo un desarrollo muy rápido. Pero también tienen diferencias fundamentales. La crisis de Dubai fue provocada por el endeudamiento excesivo de "dinero caliente" a su industria de bienes raíces, y los proyectos no puede ser completamente consumidos localmente, mientras que los desarrolladores de China se financian a través de préstamos bancarios y obligaciones, sin la participación de "dinero caliente". Y la mayoría de las casas fueron adquiridas por las personas para uso residencial, con una pequeña parte para la reventa o como negocio especulativo.

Según la revista The Global Times de la semana pasada, la burbuja inmobiliaria no iba a estallar en un corto plazo gracias al gobierno Chino de impulsar el mercado de la vivienda. Sin embargo, el gobierno se enfrenta a un dilema entre la promoción del crecimiento económico y proporcionar a su pueblo con viviendas asequibles.

El gobierno Chino no debería, por ahora, incrementar más producto al sector inmobiliario, sino utilizar a este como instrumento financiero para ajustar el mercado. Y lo puede hacer con cierta facilidad si monetiza parte de los bonos de deuda Norteamericana en el mercado de valores mundial. Con ello su problema pasaría a disiparse con decisiones en Wall Street como con Dubai. Pero, esto no le gustará al Tío Sam que se apresta a invadir nuevamente Pakistán.

Por Ms. Carlos Vargas Cárdenas - 8 de Diciembre, 2009, 0:26, Categoría: Crisis
Enlace Permanente | Referencias (0)

El Efecto Dubai

"Una clarinada de alerta tuvo nuevamente el mundo este fin de semana pasado. Se trata ahora de la posible nueva crisis financiera que azotaría al mundo, no saliendo de una, podríamos entrar a otra más dura".

Esta y otras expresiones periodísticas, se han dado en las últimas horas respecto al máximo exponente de las burbujas inmobiliarias que se han sucedido por todo el mundo. Se trata de Dubai.

Dubai, enclavado en Emiratos Árabes, por la excentricidad de sus gestores de proyectos inmobiliarios, ha convertido una ciudad en medio del desierto en un campo de arena tupido de condominios, edificios de departamentos lujosos, hoteles, rascacielos e islas paradisíacas. En la época dorada del boom de la construcción, cualquier cosa era poca para este emirato árabe. Pero la crisis ha golpeado con fuerza a Dubai ahora. Las obras se han parado y el flujo de crédito se ha detenido. Hasta que, este fin de semana pasado, anunciaron una moratoria en el pago de una deuda de 3,500 millones de dólares del holding estatal que ha construido las famosas Islas de las Palmeras. Esto no ha arrugado la cara a quienes toman decisiones en los mercados internacionales. Sin embargo, alguna prensa irresponsable, ha tomado este asunto como una nueva crisis financiera mundial. Por el momento es posible que el emirato más rico salga al rescate de Dubai con dinero procedente del petróleo, pero otros Estados cuyas cuentas públicas no estén saneadas pueden correr peor suerte a lo largo y ancho del mundo. No cabe duda que es un episodio sui géneris de un estado que se excedió en sus extravagancias.

Pero, ¿cuál es verdadero problema en Dubai y qué tanto se podría decir de una burbuja inmobiliaria que pondría en serio riesgo a la economía del planeta?

Dubai o el Emirato de Dubai, el nombre "Dubai" no tiene ningún significado en árabe, pero en hindi significa "Dos Hermanos" es uno de los siete emiratos que integran desde 1971 los Emiratos Árabes Unidos. Posee 4,114 km² y su población asciende a 2´262,000 habitantes (2008). La ciudad de Dubai es famosa por sus cientos de atracciones turísticas y su gran zona de rascacielos, entre ellos el Burj Dubai, y bloques de edificios en Sheikh Zayed Road, situada en el distrito financiero de Dubai.

En el emirato últimamente se han construido grandes rascacielos (entre los que se encuentra el Burj Dubai), y se ha convertido en una puerta muy importante para Occidente que entre otras ventajas constituye un centro financiero de envergadura mundial en una zona que no contaba con semejante infraestructura, estratégicamente localizada entre las capitales financieras de Londres y Singapur. Además, se celebran bastantes convenciones y conferencias internacionales, y una de sus grandes fuentes de ingresos es el turismo, especialmente el de lujo. Dentro de los grandes proyectos de urbanización y de turismo, así como de vivienda de lujo, se encuentran las Islas Palm, con tres diferentes ambientes; en Palma Jumeirah, que es el primero de los proyectos; en Palma Jebel Ali, que es el segundo (50% más grande) y Palma Deira, tres veces mayor que el primero

Veamos el panorama inmobiliario de Duabi, en solo tres de sus interesantes proyectos: The World, el Hotel Burj al Arab y la torre Burj Dubai.

 

 

Ahora que ya sabemos un poco más de Duabi, vayamos a desarrollar el tema económico y su efecto en la economía global.

Dubai, uno de siete estados autónomos que conforman los Emiratos Árabes Unidos, registró un crecimiento acelerado de tres décadas que terminó con un boom de seis años en el sector de la construcción, en una carrera económica financiera sin precedentes en el mundo. Durante esa época reciente, se dio a conocer en todo el mundo como un lugar de proyectos ambiciosos con rascacielos, hoteles, islas artificiales y conjuntos residenciales.

Pero, desde el segundo semestre de 2008, la economía ha decaído y los precios de los inmuebles se han derrumbado. La semana pasada, la empresa estatal responsable del rápido crecimiento económico de Dubai, pidió a sus acreedores una extensión de seis meses para pagar sus deudas. Dubai World, que tiene una deuda de US$ 59,000 millones, está pidiendo posponer sus pagos hasta mayo del 2010. Tanto la empresa, como el emirato como ente económico, han sentido los golpes de la crisis económica mundial y los inversionistas globales ya empiezan a sentir las repercusiones del anuncio.

Los analistas más conspicuos dicen que el emirato está pagando el precio de su extravagante modelo económico basado en la inversión extranjera y gigantescos proyectos de construcción. Para muestra veremos la inauguración del Hotel Atlantis en Dubai. (hacer doble click en la imagen para ver en pantalla completa).

La firma de desarrollo inmobiliario, Nakheel de Dubai pidió la suspensión de tres de sus bonos islámicos, valuados en 5 mil 250 millones de dólares, a la espera de los detalles de los planes de reestructuración de su matriz, una movida probablemente destinada a frenar la especulación. La solicitud paró brevemente, pero no detuvo las operaciones con los bonos, que son intercambiados en forma extrabursátil (en notarías públicas) y no en el mercado bursátil, donde la cotización es considerada un mero tecnicismo.

El pedido alimentó la confusión que ha prevalecido en los mercados desde que la semana pasada el gobierno de Dubai informó que buscaría demorar los pagos de deudas a acreedores de Nakheel y Dubai World, lo que por un momento generó temores a una renovación de la crisis financiera global.

Los tres instrumentos que cotizan en bolsa son un sukuk (bono islámico especial en este lado del mundo) de 3 mil 500 millones de dólares con plazo el 14 de diciembre, uno de 3 mil 600 millones de dirhams (980.1 millones de dólares) que vence el 13 de mayo y un sukuk de 750 millones de dólares con plazo del 16 de enero de 2011.

De acuerdo a una investigación hecha a corto, el bono de diciembre de Nakheel operaba a 58 el lunes, según datos de Thomson Reuters, habiendo cotizado hasta un máximo de 110 el miércoles, antes del anuncio del gobierno de Dubai. Su deuda del 2011 opera a 55. Lo que se está haciendo con esta jugada es tratar de minimizar el gran monto de especulación que continua hasta que salga una afirmación defensiva por parte de Emiratos Árabes en su conjunto.

Nakheel, desarrollador inmobiliario de una serie de islas artificiales con forma de palma en la costa de Dubai, dijo que había pedido a Nasdaq Dubai que suspendiera los tres bonos islámicos "hasta que esté en posición de informar completamente al mercado". Los ejecutivos de Nakheel no dieron cara para dar algunas explicaciones o más detalles sobre la mencionada suspensión.

El mercado estimaba ampliamente que el primer bono de Nakheel, el sukuk de 3 mil 500 millones de dólares, sería pagado en el tiempo previsto. Las acciones de los Emiratos Árabes Unidos bajaron entre 6 y 7 por ciento el lunes 30, por primera vez desde que Dubai pidió la demora de la devolución de deudas la semana pasada. La federación ofreció el domingo pasado el apoyo bancario de emergencia del país y el emirato Abu Dabi dijo que brindaría respaldo selectivo a compañías de Dubai.

Por otro lado, el viernes pasado, pese a que Wall Street estaba cerrado por ser el Día de Acción de Gracias, el viernes negro en que la gente madruga para comprar como loca a precios bajísimos, la moratoria solicitada por Dubai en el pago de sus acreencias desató un nuevo pánico en las bolsas. El golpe más fuerte lo vivieron los bancos europeos al ser los más expuestos con los pasivos del ahora más famoso emirato. A continuación un ranking de las más relevantes caídas: el Barclays con 8%, RBS con 7,8%, Deutsche Bank con 6,4% y Société Générale con 5,5%. Los bancos españoles BBVA y Santander bajaron poco más del 3%.

Para quienes semana a semana le tomamos el pulso a la economía mundial, podríamos decir que realmente desde hace casi un año la tierra del lujo, la suntuosidad y los proyectos inmobiliarios excéntricos se encuentra en dificultades. Pero estas dificultades nunca fueron de vital relevancia y menos con impacto en los mercados bursátiles del mundo, siempre solo locales a nivel empresarial.

A continuación una entrevista por la BBC en septiembre de este año, como se puede apreciar, muchas obras están paralizadas y el valor de las propiedades ha experimentado una caída importante hasta del 70%. El país se ha visto afectado tanto por la caída en el precio del petróleo, como por la falta de crédito. Este hecho sugiere que los emiratos liquidarán parte de sus activos en el Reino Unido y Estados Unidos, provocando un mayor descenso en el valor de las propiedades en estos países, pero fortaleciendo el dólar.

 

Investigando aún más atrás sobre este asunto, el experimento financiero de Dubai comenzó luego de la segunda gran guerra, en los años 50, con el jeque Rashid, padre del actual gobernante. Los millonarios ingresos del petróleo convirtieron a la península arábica en un importante centro de comercio internacional. Cuando el jeque Mohamed decidió convertir a la ciudad en un centro financiero y turístico internacional, comenzó la millonaria inversión en infraestructura y la convocatoria a enormes trust y solventes constructoras del mundo.

No fue sino desde el año 2003 al 2007 que los precios de las propiedades se cuadruplicaron, y no hubo freno al derroche. Ahí llegaron los ricos y famosos de todo el mundo, como David Beckham y Brad Pitt. Sólo en la inauguración del Hotel Atlantis, la isla del Palm Hotel, se gastaron más de 20 millones de dólares. Para los arquitectos de Dubai, el cielo era el límite. Sin embargo, todo fue levantado sobre una enorme deuda.

Desde fines del año pasado y con la fuerte caída en los precios de las propiedades, el desarrollo se estancó y todos los planes se redujeron. El proyecto para la torre de los mil metros de altura fue cancelado y más de 400 construcciones por un valor de 300 mil millones de dólares quedaron detenidas, incluyendo las célebres islas artificiales.

Tras el aviso de moratoria, las bolsas este lunes 30 tambalearon haciendo retroceder los índices de todo el mundo. La turbulencia favoreció al dólar, que se apreció frente al euro y el yen, mientras el precio del petróleo se deslizó tímidamente 2 dólares. Este nuevo colapso nos anticipa que la crisis entra en una nueva fase con más complicaciones para el sistema financiero.

Creemos que este asunto hay que verlo en dos perspectivas: la primera establecer que este asunto es meramente regional y, de ser así, Dubai sería un elefante blanco con serios problemas financieros compartidos con otras economías por los préstamos a bancos europeos. Por otro lado, la deuda per cápita en Dubai es una de las más altas del mundo y resolver o cubrir el hueco dejado lo único que hará es fortalecer al dólar norteamericano, que podría ser motivo de otro artículo porque este ya está muy extenso.

Lo importante es que esta crisis hará más cautelosos a los ahora nerviosos inversionistas referente a los mercados emergentes en general. Ahora podrán recordar que estos son mercados de alto riesgo y que la oficina de riesgos de las entidades financieras no es un paso en el trámite sino la parte más importante del  proceso crediticio.

Definitivamente este asunto tiene para rato y las implicancias en el mediano plazo, como dijimos, se verá en los mercados emergentes en general.


Por Ms. Carlos Vargas Cárdenas - 1 de Diciembre, 2009, 2:10, Categoría: Crisis
Enlace Permanente | Referencias (0)



<<   Diciembre 2009  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

 

Blog alojado en ZoomBlog.com