Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [8] Sindicar categoría
Construcción [4] Sindicar categoría
Crisis [6] Sindicar categoría
Economía [5] Sindicar categoría
Marketing [3] Sindicar categoría
Negocios [2] Sindicar categoría
Proyectos [2] Sindicar categoría
Riesgos [1] Sindicar categoría
Tecnología [2] Sindicar categoría

Archivos
Abril 2012 [1]
Abril 2011 [1]
Marzo 2011 [1]
Febrero 2011 [1]
Enero 2011 [1]
Diciembre 2010 [1]
Octubre 2010 [1]
Agosto 2010 [3]
Julio 2010 [1]
Junio 2010 [2]
Abril 2010 [1]
Marzo 2010 [2]
Febrero 2010 [5]
Enero 2010 [1]
Diciembre 2009 [3]
Noviembre 2009 [4]
Octubre 2009 [4]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


Oro y Diamantes, una necesaria correlación

HTML clipboard HTML clipboard

Estas dos últimas semanas hemos recibido muchos emails donde nuestros suscriptores dan cuenta de la participación del oro y los diamantes en la economía mundial. La pregunta es: cuál es la relación que hay entre ellos, si tienen orígenes distintos. Sobre esto hicimos una ligera investigación y debemos decir que, con el debido respeto al cobre y al zing, es justo decir que el oro y los diamantes son los minerales más prestigiosos del mundo. Tienen per-sé, el más profundo significado emocional entre los consumidores, con los lazos tradicionales y culturales con el compromiso, la unión, la suerte, el amor y el matrimonio. Es decir, involucra una suerte de, mensaje subliminal de generación en generación. También son los minerales que nos indican con precisión, los signos exteriores de riqueza personal, la riqueza corporativa, sofisticación y estatus social en todo el mundo.

El primer tema a desarrollar sería que estos dos minerales y sus industrias correspondientes, han compartido durante mucho tiempo una serie de similitudes en términos de los controladores de mercado que los rodea; aumentos de precios, he inclusive las presiones sociales. Por ejemplo, el principal motor del mercado mundial, tanto en oro y diamantes es la joyería. Según el Consejo Mundial del Oro, el 68% de la demanda mundial de oro en los últimos cinco años ha sido para su uso en joyería. También se estima que los diamantes de calidad gema, cuenta con más del 80% de la demanda mundial que se utilizan en joyería. Estos índices son muy significativos porque traducen un incremento de mercado en función a los índices de bonanza o felicidad en el mundo. Acordémonos que, ahora, ya se está hablando de felicidad en nuestro querido Perú, es decir, índices donde se manifiesta la tranquilidad emocional de las personas y que se aprestan a dar un paso más en el escalón de la gran pirámide... sí, la de Maslow.

Un segundo punto, y lo contrario de lo anterior, es de observar que el mercado de aplicaciones industriales tanto para los diamantes como para el oro es relativamente modesto en tamaño. Sólo el 14% de la demanda mundial de oro se deriva de los usos industriales, el restante 18% es para fines de inversión (acuérdate que hay un 68% para uso en joyería). Aunque importante en la odontología, los campos de la electrónica, médica y medio ambiente y con un potencial de crecimiento en la nanotecnología, estos usos industriales para el oro, es realmente un desafío para ser comercialmente viable por los precios de este como materia prima, puesto que actualmente están sobre los US$ 1,100 por onza (hace unos momentos estaba en US$ 1,182.10 por onza). Ahora los Diamantes, estos extraídos, menos del 20% del valor de la producción se destina a los mercados industriales - principalmente para usos tales como corte, pulido y taladrado. Pero, realmente hay un producto sustituto como son los diamantes sintéticos, que desde su invención en la década de 1950, han encontrado una amplia aplicación industrial, y sirven para reducir la demanda y los precios de los diamantes minados industriales. En los usos industriales, aunque parezca increíble, los diamantes sintéticos tiene alrededor de seis veces más la participación en el mercado que los diamantes minados.

Un tercer punto para compartir sería que estos minerales, son importantes para la psicología, la emoción y la imagen al valor final. Impulsado por estas variables no cuantificables, el valor del marketing cuidadosamente gestionado puede verse en la estimación de la Corporación Río Tinto de que los diamantes producidos y liberados al mercado mundial el año pasado se valoraron en US$ 9 mil millones como diamantes en bruto, US$ 14 mil millones después de haber sido cortadas y pulidas, US$ 28 mil millones en joyas de diamantes al por mayor, y US$$ 57 mil millones en ventas de joyería al por menor. ¿Qué les parece?. Bueno estas estadísticas paralelas para el oro son verdaderamente difíciles de encontrar (o por lo menos no las hemos encontrado en tres semanas de investigación), a pesar de un margen de beneficio similar de seis veces desde la mina hasta que ya es una joya, el oro no puede estar fuera de foco.

Una cuarta realidad que compartiremos, es que entre el oro y los diamantes hay una suerte de enfrentamientos individuales a importantes retos sociales y ambientales en el pasado. Esto respondió a las actitudes puestas de manifiesto por la industria de la minería en diamantes e inclusive con empresas tradicionalmente serias. Frente a los bien denominados "diamantes ensangrentados" como amenaza, la comunidad mundial de diamantes respondió con el Proceso de Kimberley, una iniciativa para desarrollar una norma de certificación del gobierno canadiense para detener el flujo de esos ingresos. Frente a una amplia oposición de ONG's, inclusive como recordaremos el "no al oro sucio" como campaña publicitaria mundial para disminuir los desarrollos mineros en oro, las empresas líderes fundamentalmente canadienses respondieron con un código de manejo del cianuro, mientras que la industria de la joyería, en consulta con el sector de la minería de oro, ha desarrollado una norma de certificación como buenas prácticas comerciales en el marco del Consejo Responsable de Joyería. Además, en los países en desarrollo, el oro y las compañías de extracción de diamantes tienen amplios programas de responsabilidad social que incluyen la contribución directa a la construcción de escuelas, carreteras, redes eléctricas, hospitales, clínicas, centros comunitarios, y la salud infantil y programas de nutrición. Todo esto es bueno, sin embargo, no pueden rechazar categóricamente que no contaminan el planeta.

Un quinto y último punto, quizás el más relevante y que tiene que ver ahora sí con el futuro, es la interesante observación que de estas sutiles conexiones se pueden extraer importantes asuntos entre Canadá y China, tanto en oro y diamantes. Lo cierto es que Canadá es uno de los más grandes proveedores a escala mundial de ambos, de quinto lugar el 2005 pasó al tercer lugar de diamantes el 2009 y de onceavo lugar el 2005 a octavo en oro el 2009, y con la posibilidad de seguir siendo un jugador fuerte como la evolución de Québec, Columbia Británica y los territorios del norte que avanzan en su desarrollo.

Ahora bien, ¿para qué nos sirve toda esta información?, pues para hacer la siguiente reflexión; en el mercado global, el surgimiento de una amplia clase media en China e India incrementarán significativamente la demanda mundial de oro y diamantes. La población de clase media de China actualmente se estima en 250 millones de personas, con una proyección que 600 millones podrían alcanzar esta condición para el año 2015. La Consultora McKinsey estima que la población de clase media en India aumentará 12 veces más en 2025, es decir de alrededor de 50 millones de personas. Estos países serán los más grandes del mundo dos conductores de crecimiento de la demanda de oro y diamantes en las próximas décadas.

Por todas estas similitudes, sigue habiendo una diferencia interesante entre la comercialización de oro y diamantes. El oro se compra y se vende abiertamente en los mercados comerciales del mundo, y los precios en tiempo real y las transacciones pueden ser fáciles. A la inversa, porque cada piedra de diamante tiene diferentes características en intensidad, brillo, corte, etc., el valor es distinto, por tanto no existe un mercado público para los diamantes y las transacciones de venta, consiguientemente son menos transparentes.

Con el éxito de los nuevos descubrimientos y estrategias de comercialización en Canadá, Australia y Rusia, la distribución y comercialización de los diamantes es ahora en gran parte controlado por un puñado de empresas. Aunque el dominio de la Corporación De Beers en el mercado mundial ha disminuido de cerca del 85% a un estimado de 45%, desde su ya famoso eslogan en 1948 "un diamante es para siempre", hasta hoy sigue siendo tan pertinente como siempre. Además, en nuestra investigación encontramos que las mujeres mayoritariamente impulsan la demanda de mercado, ya sea comprando joyas para sí mismas o como receptoras de regalos.

La correlación que hay entre estos dos minerales tiene vieja data y seguirá en el futuro por la fuerte dependencia que hay con el crecimiento poblacional y el mejoramiento de la calidad de vida de las personas. Esta es la principal motivación para no salir de la idea que los países más interesados en el aprovechamiento de estos minerales sean juntamente los que motivaron la gran crisis financiera global que, hasta ahora, es un hueso duro de roer en algunas latitudes.


Por Ms. Carlos Vargas Cárdenas - 11 de Agosto, 2010, 2:41, Categoría: Economía
Enlace Permanente | Referencias (0)



<<   Agosto 2010  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

 

Blog alojado en ZoomBlog.com