Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [8] Sindicar categoría
Construcción [4] Sindicar categoría
Crisis [6] Sindicar categoría
Economía [5] Sindicar categoría
Marketing [3] Sindicar categoría
Negocios [2] Sindicar categoría
Proyectos [2] Sindicar categoría
Riesgos [1] Sindicar categoría
Tecnología [2] Sindicar categoría

Archivos
Abril 2012 [1]
Abril 2011 [1]
Marzo 2011 [1]
Febrero 2011 [1]
Enero 2011 [1]
Diciembre 2010 [1]
Octubre 2010 [1]
Agosto 2010 [3]
Julio 2010 [1]
Junio 2010 [2]
Abril 2010 [1]
Marzo 2010 [2]
Febrero 2010 [5]
Enero 2010 [1]
Diciembre 2009 [3]
Noviembre 2009 [4]
Octubre 2009 [4]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


Economía


La economía del mundo en el 2011

Al finalizar el 2010, escribimos el artículo: "Wikileaks: La Primera Ciberguerra Mundial". A partir de esto hemos recibido una cantidad impresionante de emails dando cuenta de muchos sitios en Internet donde se pueden enrolar y atrincherar los amantes de la libertad. Sin embargo, como esto tiene connotaciones políticas, no debemos de salir de nuestro propósito de propalar el conocimiento en temas económicos y empresariales para que nuestros suscriptores tomen mejores decisiones. Aún cuando si hablamos de economía, tenemos que hablar de política y viceversa.
 
 Parece que ahora nos toca vivir los tiempos de las macro guerras, ya dimos cuenta de la Ciberguerra, en muy poco tiempo, con el resurgimiento -luego de más de veinte años- del concepto de individualización masiva, tendremos una nueva guerra de la mercadotecnia. Pero antes, al parecer, nos aprestamos a ser testigos de otra guerra, la de las divisas.
 
 Pero, ¿existe realmente una Guerra de Divisas?
 Como todos sabemos, hace unas semanas el G-20 finalizó con esta declaración: “Las naciones participantes, debemos apuntar a generar mercados con un sistema de tipo de cambio que reflejen los fundamentos económicos subyacentes (léase naturales) y que los países nos abstengamos de toda devaluación competitiva de las divisas”.
 
 Al parecer seguía la retórica -para variar- al propio estilo del G-20, pero con un rasgo de mea culpa. De inmediato el prestigioso Wall Street Journal decía: “Como cualquier pacto del G-20, específicamente sobre divisas no se llegó a nada en concreto, ni se generaron mecanismos de acción…lo que se ha buscado es la presión del grupo para convencer a los países con excedentes comerciales (léase por favor: o de grandes forados) en adoptar políticas de tipo de cambio que ayuden a reducir el déficit presupuestario, generar cambios en las regulaciones y que en suma busquen un equilibrio económico”. Esto sí era retórico.
 
 La pregunta del millón es. ¿cómo nos damos cuenta que hay una guerra de divisas?. Teóricamente, entendamos Guerra de Divisas como un contexto de devaluación de las monedas buscando impulsar la economía a través de las exportaciones y de otros diversos mecanismos de competitividad. Podría ser un estímulo para algunas economías sin embargo también es una arma de doble filo. Dado que, al devaluar una divisa, se corre el riesgo de incrementar el costo de vida al largo plazo porque la capacidad adquisitiva de los bienes y servicios serán inevitablemente mayores. Como todo en la vida nada es completamente perfecto y todo debe hacerse planificadamente y en dosis adecuadas.
 
 A todo esto, ¿podríamos decir que hay algunos países que abiertamente la están practicando y otros tratan de maquillarlas con dobles discursos?..., ¡exactamente!. El secretario del tesoro Timothy Geithner aseguró en el G-20 que Estados Unidos de Norteamérica apuesta por un dólar fuerte y que vendrán fuertes estímulos monetarios para apreciar al cada vez más alicaído dólar. Reforzando esto son varias las voces que indican de que la Reserva Federal con el fin de inyectar liquidez va comprar entre 100,000 a 200,000 millones de Treasury Bonds. Hasta aquí podría parecer que Geithner nos está seduciendo; pero, como diría uno de nuestros suscriptores, la pregunta cae de madura: ¿Si Estados Unidos de Norteamérica apuesta a un dólar fuerte, por qué mantienen la tasa de interés en casi 0%?, eso no tiene mucha lógica y se lleva de encuentro algunas teorías básicas de economía.
 
 Pero, empezamos a entender cuando leyendo un cable en nuestro smartphone, enviado por Jim O’neill, crítico de Bloomberg, leemos lo siguiente: “En un momento en donde los precios deflacionarios se han convertido en el mayor peligro; con un crecimiento peor de lo esperado y buscando el estado impulsar la exportaciones....", ya tenemos algo de lógica.
 
 Según Ashraf Laidi, director de CMC Markets dice abiertamente: “La guerra de divisas se producirá si USA aprueba la Ley de proteccionismo en el congreso que gravaría (elevaría los aranceles) a las importaciones chinas en un 27% (medida muy radical, pero que podría producirse y si pasase, arde Troya)".
 
 Algo de conceptos sinceros
 Hablar de divisas es adentrarse en teoría economía muy especial. Porque las divisas son una relación tácita donde unos ganan y otros pierden. Sean cuales sean las razones de la revaluación o devaluación de una divisa, estas razones son ganancias solo si otros pierden. Es decir, no puede todo mundo devaluar en simultaneidad. Es imposible lógicamente y por tanto carece de sentido político. Para hablar con sinceridad y transparencia, la situación mundial es arto conocida. Hemos estado viviendo en un mundo donde el dólar norteamericano es la divisa mundial de reserva por excelencia, impuesta por Isenhoward en Bretton Woods. Esto le ha dado a Estados Unidos un privilegio que ningún otro país tiene. Puede imprimir su divisa a voluntad y cuando le plazca, siempre y cuando piense que al hacerlo resuelve algún problema económico inmediato en su país. Claro que quienes pagarán la cuenta somos nosotros. Ningún otro país puede hacer esto, en otras palabras, ningún otro país puede hacerlo sin tener una penalización mientras el dólar se mantenga como la divisa de reserva aceptada. También sabemos que el dólar ha estado perdiendo su valor en relación con otras divisas. Pese a las fluctuaciones, la curva ha sido descendente tal vez desde hace unos 30 años. China, Corea y Japón tienen políticas relativas a las divisas que otros países critican y que merece la atención en los medios más especializados. Sin embargo, por un tema de equidad, en este momento no es fácil establecer la política más sabia, aun desde la perspectiva más egoísta de cada país.
 
 La última ventaja de Estados Unidos es justamente su divisa como reserva del mundo. Es por tanto comprensible que ese país hará lo que pueda para mantener esa ventaja. Para hacerlo requiere de la voluntad de otros países no solo para que usen el dólar como modo de calcular las transferencias, sino como algo en lo cual invertir sus excedentes, particularmente en bonos del Tesoro. Por otro lado, la tasa de cambio del dólar ha ido deslizándose constantemente a la baja. Esto significa que tales excedentes invertidos en bonos del tesoro valen menos cada vez que pasa el tiempo. Llegará a un punto en que las ventajas de tal inversión –siendo la principal ventaja el sostener la capacidad de las empresas estadounidenses y los consumidores individuales para pagar por sus importaciones– serán menores que la pérdida del valor real de las inversiones en bonos del Tesoro. Ambas curvas se mueven en direcciones opuestas. Si el valor de unas acciones está cayendo, los dueños querrán deshacerse de ellas antes de que caigan muy bajo. Como dijimos en artículos anteriores, China en el más grande acreedor de Estados Unidos, si reconvierte su deuda en dólares y pasa a Yuanes, marcará un despropósito inundando el mercado de dólares y con ello, este bajará irremediablemente. Pero, ¿a quien convendría esto?
 
 En relación a quienes tiene bonos del tesoro, el asunto es encontrar un momento preciso para deshacerse de las acciones: uno que no sea ni demasiado tarde ni demasiado pronto ni demasiado lento ni demasiado aprisa. Esto requiere un sentido perfecto del tiempo y una sincronización perfecta entre el tipo de cambio de las divisas. El dólar ya no puede mantener el grado de confianza mundial de que gozó por más de cincuenta años. Tarde o temprano, la realidad económica provocará su caída. Puede ocurrir en una conmoción de cinco minutos o en un proceso más lento. Y cuando ocurra, la pregunta es ¿qué pasará entonces?”.
 
 Lo cierto es que, por hoy, no hay otra moneda que tenga el equilibrio necesario para reemplazar al dólar como divisa de reserva. Siendo ese el caso, cuando el dólar caiga no habrá divisa de reserva. Estaremos en un mundo multipolar de divisas. Y un mundo multipolar de divisas es un mundo muy caótico, en el cual nadie se siente a gusto porque los constantes virajes repentinos de las tasas de cambio hacen muy precarias las predicciones económicas a corto plazo.
 
 Se inició la temporada de caza al dólar
 Para quienes piensan que en la reciente reunión del G-20 en Seúl no se logró nada de importancia, pues están muy equivocados. En conferencia de prensa al término de la reunión, el Presidente francés Nicolás Sarkozy dio a entender que el Presidente chino, Hu Jintao, y él habían acordado una estrategia para, en los próximos doce meses, cuestionar el papel del dólar norteamericano como principal moneda de reserva internacional y reconoció que el tema principal de su agenda como nuevo titular del grupo será la revisión del sistema monetario internacional.
 
 Mientras tanto, y para confirmar la estrategia, Hu, quién estratégicamente visitó a Sarkozy antes de la reunión del G-20, está organizando un “seminario” sobre el mismo tema en la primavera (del hemisferio norte) del 2011 bajo los auspicios del mismo G-20. ¡Que los chinos aparezcan organizando un “seminario” de esta naturaleza!, no es una mera coincidencia, pues la mayoría de sus reservas internacionales están denominadas en dólares y están desesperaditos de que estas sigan perdiendo valor. Y aunque seguirán con su estrategia de diversificación de sus reservas y compra de activos en ultramar, están muy preocupados.
 
 En un artículo del año pasado (Marzo del 2009) advertimos que el Gobernador del Banco Central de China, quizás anticipando lo que se veía venir, había propuesto reemplazar al dólar con la moneda que se utiliza en el Fondo Monetario Internacional: los Derechos Especiales de Giro (DEGs). Su propuesta cayó en sacos rotos en aquella oportunidad, pero como la crisis de las monedas internacionales está cada vez peor, sobre todo después del anuncio de echar a andar "la maquinita" de la FED, ahora quizás hay más urgencia para llevarla a cabo. A propósito, fuentes de mucho prestigio dan cuenta de un trillón de dólares de maquinita, desde que se inició la gran crisis financiera global. ¡Qué rico!, ellos no se preocuparán que esta emisión inorgánica tenga relación con su producción.
 
 Bueno, pero ¿que son los DEGs?. Son en realidad una moneda virtual cuyo valor fluctúa todos los días en base a una canasta de monedas (dólar, yen, euro y libra esterlina). Para lograr los objetivos chinos de reemplazar al dólar, habría que pensar en añadir a la canasta unas moneditas más, definitivamente el yuan chino, quizás el dólar canadiense, o el dólar australiano, o el real brasileño, y hasta posiblemente algunas oncitas de oro, no olvidemos que el Patrón Oro es otra opción. Esas son las decisiones que se tendrán que tomar en una reorganización del sistema monetario internacional que se ve venir. Para mayores referencias de los DEGs, dar aquí.
 
 Órganos oficiales en juego
 Banco Mundial: Es un tentáculo de la ONU, gestionado por la banca privada y precisamente fue creado en 1944 junto con el FMI. Estratégicamente nació tras la segunda guerra mundial y se enriqueció con la reconstrucción de las naciones tras la segunda gran guerra. Oficialmente es como si fuera una ONG para evitar la pobreza pero según apuntan otras teorías es un Banco central mundial en fase larval. Esta supeditado al Comité de 300 junto con otros bancos como el FMI o Chase Manhattan (Rockefeller).
 
 China: País que pertenece al Grupo BRIC, (Brasil, Rusia, India, China) . Forma parte del Movimiento llamado Nuevo orden mundial, que surge tras las crisis financiera de 2007. La prensa suele referirse a los países del BRIC como países emergentes. Estos países del BRIC junto con EEUU marcarán en el nuevo orden mundial los focos de poder político y económico, sobre todo a nivel marítimo. A pesar de la pretendida rivalidad que la prensa muestra entre China y EEUU todos estos movimientos están planeados desde “grupos no conocidos” por encima de la ONU. No en vano tras la crisis del 2007 empezaron a crecer de repente. Es bueno leer el artículo de ABC “De emergentes a preponderantes”:
 
 EEUU: En el escenario mundial EEUU es la vieja superpotencia que ve que su poder económico mundial está disminuyendo y el de otras potencias como China aumentando. Pero extraoficialmente EEUU está en fase de ser subyugado por el inminente gobierno mundial de la ONU. EEUU ya tiene un gran número de tropas desplegadas por países que rodean a China como Uzbekistán, Afganistán, Tadyikistán, Pakistán, Tailandia, Filipinas, Taiwán, Japón, Surcorea y Australia.
 
 Sudáfrica fue formalmente invitada a sumarse al pequeño grupo de economías emergentes conocido como BRIC, originalmente conformado por Brasil, Rusia, India y China. La noticia fue dada por el ministro de Relaciones Exteriores de China, Yang Jiechi, quien informó que el presidente sudafricano Jacob Zuma ya había sido invitado a la próxima cumbre del grupo, que se celebrará el próximo año en Pekín. Sudáfrica había hecho la solicitud en noviembre del año pasado, durante una reunión del G20. Según el Banco Mundial, la economía sudafricana es la número 31 del mundo, pero equivale a menos de un cuarto de la economía de Rusia, la más pequeña del grupo BRIC.
 
 Agenda secreta y teorías por doquier
 Hay quienes piensan genuinamente que este tema propiciará una tercera guerra mundial. Quizás un poco apresurada la apreciación, pero atendible. A continuación la sustentación tomada del blog Movidas Varias:
 
 "Dentro de la agenda del Nuevo orden mundial está la de crear un Banco Central mundial, -que no es lo mismo que el actual banco mundial- y una moneda única. También la de crear una moneda/divisa mundial y por último un Gobierno mundial operativo. Una tercera guerra mundial por tanto beneficiaría a esta agenda por distintos motivos, según mis inclinaciones:
 
 1. Llenaría las arcas de los bancos centrales como la Reserva Federal y el Banco central Europeo con el endeudamiento de las naciones al entrar en guerra –industria armamentística- y después con la reconstrucción de las naciones, como ocurrió con las anteriores guerras mundiales. Todo este dinero sería necesario para llevar a cabo los planes del NOM.
 2. Cambiaría el orden territorial. Al igual que la primera guerra mundial acabó con la disolución de los imperios Alemán, Austrohúngaro, Otomano y Ruso. Y También tras la segunda guerra mundial surgieron los Estados Unidos de América y la Unión Soviética como superpotencias una tercera guerra mundial daría nuevas vías para la construcción del Nuevo orden mundial, y las 4 nuevas superpotencias del BRIC más EEUU. Las antiguas naciones/estado perderán todo su poder bajo el pretexto de que ya no son competentes para solucionar los problemas globales.
 3. Cambiaría el orden político/militar. En esta ocasión la ONU adquiriría el poder total sobre estas nuevas superpotencias como solución a otra posible guerra mundial y erigiéndose como el único gobierno competente para solucionar los problemas globales del mundo. Las naciones entrarían en una fase de transición por la cual paulatinamente irían transfiriendo sus competencias a los “ministerios” de la ONU.
 4. Creación de un banco central mundial y moneda única: Si el desencadenamiento de la tercera guerra mundial se produce por problemas monetarios la solución pasaría por crear un banco central mundial que controlase la devaluación de la nueva y única divisa existente. Con un solo banco central y una sola divisa los bancos centrales ya no podrían competir entre ellos en términos de devaluar sus propias monedas para subir la competencia".
 
 A manera de conclusión
 ¿Qué está pasando? Aunque los especialistas no quieren llamarle "guerra", sí reconocen que los tambores están sonando y las tropas se están moviendo. Especialmente China, Estados Unidos y ciertos países de la Eurozona, están jugando el suma cero ("zero sum game") con el valor de sus monedas donde uno tiene que perder para que el contrincante pueda ganar.
 
 Estados Unidos está pasando por un periodo de ajuste porque estaba viviendo por encima de sus posibilidades. El exceso de gastos del consumidor hizo que sobrepasara el ingreso por mucho. Ahora Estados Unidos entra en una fase de más ahorro y menos gastos. Esto hace que el consumo caiga. Si tienes una demanda cayendo, ¿dónde buscas crecimiento y la colocación de tus productos y servicios? ¡Pues exportándolos!, haciendo ventas y más ventas. Para exportar necesitas una moneda más barata que las otras para que a los prospectos o clientes le sea más económico comprar lo que produce Estados Unidos. Por eso, la Reserva Federal sigue llenando la economía de dólares.
 
 Pero el asunto es que China no quiere. No le conviene que el dólar pierda valor. ¿Por qué?, porque su moneda se apreciaría, sus exportaciones caerían –su mayor fuente de divisas-; por ende, sería más costoso invertir en China, la obligaría a incrementar su consumo interno y bajar el ahorro. Por eso mismo, China pelea por mantener su valor del yuan depreciado y sigue comprando deuda norteamericana para mantener estratégicamente el dólar alto, por ello no resuelve su deuda con Estados Unidos como principal acreedor, es decir, no importa si no le pagan y reconvierte su deuda de dólares a yuanes, lógicamente no le conviene.
 
 Es decir, tienes a Estados Unidos que quiere bajar el valor de su divisa y China que quiere mantener baja su divisa también. Otros países, que compiten con China, están devaluando también su moneda para no verse afectados por la competencia del gigante asiático.
 
 Entonces tienes a Estados Unidos bajando el valor del dólar. China bajando el yuan; Japón no se queda atrás y baja el yen. ¿Quién se afecta?, pues el EURO. El problema es que los países como Grecia, España, Portugal, Irlanda e Italia no les convienen un Euro apreciado porque ellos necesitan exportar para salir de sus problemas económicos internos. Si el precio del euro sube, ellos venderían menos. Entonces entran los europeos a pelear por su moneda para que no se aprecie.
 
 En esta guerra de divisas ninguno quiere perder. Y aunque todo está claro, pero todavía no tan popular, se avecinan malos vientos y tempestades, pues los norteamericanos la van a pelear bien firme antes de dejar su privilegiada posición de ser el único país que, con déficits fiscales crecientes y deudas públicas tan altas, pueden seguir endeudándose a tasas tan bajas y seguir siendo la “base” para calcular el riesgo país cero.
 
 
Ms. Carlos Vargas Cárdenas
Dra. Janett Mostacero Llerena
Enero 6 del 2011

Por Ms. Carlos Vargas Cárdenas - 6 de Enero, 2011, 1:43, Categoría: Economía
Enlace Permanente | Referencias (0)

Oro y Diamantes, una necesaria correlación

HTML clipboard HTML clipboard

Estas dos últimas semanas hemos recibido muchos emails donde nuestros suscriptores dan cuenta de la participación del oro y los diamantes en la economía mundial. La pregunta es: cuál es la relación que hay entre ellos, si tienen orígenes distintos. Sobre esto hicimos una ligera investigación y debemos decir que, con el debido respeto al cobre y al zing, es justo decir que el oro y los diamantes son los minerales más prestigiosos del mundo. Tienen per-sé, el más profundo significado emocional entre los consumidores, con los lazos tradicionales y culturales con el compromiso, la unión, la suerte, el amor y el matrimonio. Es decir, involucra una suerte de, mensaje subliminal de generación en generación. También son los minerales que nos indican con precisión, los signos exteriores de riqueza personal, la riqueza corporativa, sofisticación y estatus social en todo el mundo.

El primer tema a desarrollar sería que estos dos minerales y sus industrias correspondientes, han compartido durante mucho tiempo una serie de similitudes en términos de los controladores de mercado que los rodea; aumentos de precios, he inclusive las presiones sociales. Por ejemplo, el principal motor del mercado mundial, tanto en oro y diamantes es la joyería. Según el Consejo Mundial del Oro, el 68% de la demanda mundial de oro en los últimos cinco años ha sido para su uso en joyería. También se estima que los diamantes de calidad gema, cuenta con más del 80% de la demanda mundial que se utilizan en joyería. Estos índices son muy significativos porque traducen un incremento de mercado en función a los índices de bonanza o felicidad en el mundo. Acordémonos que, ahora, ya se está hablando de felicidad en nuestro querido Perú, es decir, índices donde se manifiesta la tranquilidad emocional de las personas y que se aprestan a dar un paso más en el escalón de la gran pirámide... sí, la de Maslow.

Un segundo punto, y lo contrario de lo anterior, es de observar que el mercado de aplicaciones industriales tanto para los diamantes como para el oro es relativamente modesto en tamaño. Sólo el 14% de la demanda mundial de oro se deriva de los usos industriales, el restante 18% es para fines de inversión (acuérdate que hay un 68% para uso en joyería). Aunque importante en la odontología, los campos de la electrónica, médica y medio ambiente y con un potencial de crecimiento en la nanotecnología, estos usos industriales para el oro, es realmente un desafío para ser comercialmente viable por los precios de este como materia prima, puesto que actualmente están sobre los US$ 1,100 por onza (hace unos momentos estaba en US$ 1,182.10 por onza). Ahora los Diamantes, estos extraídos, menos del 20% del valor de la producción se destina a los mercados industriales - principalmente para usos tales como corte, pulido y taladrado. Pero, realmente hay un producto sustituto como son los diamantes sintéticos, que desde su invención en la década de 1950, han encontrado una amplia aplicación industrial, y sirven para reducir la demanda y los precios de los diamantes minados industriales. En los usos industriales, aunque parezca increíble, los diamantes sintéticos tiene alrededor de seis veces más la participación en el mercado que los diamantes minados.

Un tercer punto para compartir sería que estos minerales, son importantes para la psicología, la emoción y la imagen al valor final. Impulsado por estas variables no cuantificables, el valor del marketing cuidadosamente gestionado puede verse en la estimación de la Corporación Río Tinto de que los diamantes producidos y liberados al mercado mundial el año pasado se valoraron en US$ 9 mil millones como diamantes en bruto, US$ 14 mil millones después de haber sido cortadas y pulidas, US$ 28 mil millones en joyas de diamantes al por mayor, y US$$ 57 mil millones en ventas de joyería al por menor. ¿Qué les parece?. Bueno estas estadísticas paralelas para el oro son verdaderamente difíciles de encontrar (o por lo menos no las hemos encontrado en tres semanas de investigación), a pesar de un margen de beneficio similar de seis veces desde la mina hasta que ya es una joya, el oro no puede estar fuera de foco.

Una cuarta realidad que compartiremos, es que entre el oro y los diamantes hay una suerte de enfrentamientos individuales a importantes retos sociales y ambientales en el pasado. Esto respondió a las actitudes puestas de manifiesto por la industria de la minería en diamantes e inclusive con empresas tradicionalmente serias. Frente a los bien denominados "diamantes ensangrentados" como amenaza, la comunidad mundial de diamantes respondió con el Proceso de Kimberley, una iniciativa para desarrollar una norma de certificación del gobierno canadiense para detener el flujo de esos ingresos. Frente a una amplia oposición de ONG's, inclusive como recordaremos el "no al oro sucio" como campaña publicitaria mundial para disminuir los desarrollos mineros en oro, las empresas líderes fundamentalmente canadienses respondieron con un código de manejo del cianuro, mientras que la industria de la joyería, en consulta con el sector de la minería de oro, ha desarrollado una norma de certificación como buenas prácticas comerciales en el marco del Consejo Responsable de Joyería. Además, en los países en desarrollo, el oro y las compañías de extracción de diamantes tienen amplios programas de responsabilidad social que incluyen la contribución directa a la construcción de escuelas, carreteras, redes eléctricas, hospitales, clínicas, centros comunitarios, y la salud infantil y programas de nutrición. Todo esto es bueno, sin embargo, no pueden rechazar categóricamente que no contaminan el planeta.

Un quinto y último punto, quizás el más relevante y que tiene que ver ahora sí con el futuro, es la interesante observación que de estas sutiles conexiones se pueden extraer importantes asuntos entre Canadá y China, tanto en oro y diamantes. Lo cierto es que Canadá es uno de los más grandes proveedores a escala mundial de ambos, de quinto lugar el 2005 pasó al tercer lugar de diamantes el 2009 y de onceavo lugar el 2005 a octavo en oro el 2009, y con la posibilidad de seguir siendo un jugador fuerte como la evolución de Québec, Columbia Británica y los territorios del norte que avanzan en su desarrollo.

Ahora bien, ¿para qué nos sirve toda esta información?, pues para hacer la siguiente reflexión; en el mercado global, el surgimiento de una amplia clase media en China e India incrementarán significativamente la demanda mundial de oro y diamantes. La población de clase media de China actualmente se estima en 250 millones de personas, con una proyección que 600 millones podrían alcanzar esta condición para el año 2015. La Consultora McKinsey estima que la población de clase media en India aumentará 12 veces más en 2025, es decir de alrededor de 50 millones de personas. Estos países serán los más grandes del mundo dos conductores de crecimiento de la demanda de oro y diamantes en las próximas décadas.

Por todas estas similitudes, sigue habiendo una diferencia interesante entre la comercialización de oro y diamantes. El oro se compra y se vende abiertamente en los mercados comerciales del mundo, y los precios en tiempo real y las transacciones pueden ser fáciles. A la inversa, porque cada piedra de diamante tiene diferentes características en intensidad, brillo, corte, etc., el valor es distinto, por tanto no existe un mercado público para los diamantes y las transacciones de venta, consiguientemente son menos transparentes.

Con el éxito de los nuevos descubrimientos y estrategias de comercialización en Canadá, Australia y Rusia, la distribución y comercialización de los diamantes es ahora en gran parte controlado por un puñado de empresas. Aunque el dominio de la Corporación De Beers en el mercado mundial ha disminuido de cerca del 85% a un estimado de 45%, desde su ya famoso eslogan en 1948 "un diamante es para siempre", hasta hoy sigue siendo tan pertinente como siempre. Además, en nuestra investigación encontramos que las mujeres mayoritariamente impulsan la demanda de mercado, ya sea comprando joyas para sí mismas o como receptoras de regalos.

La correlación que hay entre estos dos minerales tiene vieja data y seguirá en el futuro por la fuerte dependencia que hay con el crecimiento poblacional y el mejoramiento de la calidad de vida de las personas. Esta es la principal motivación para no salir de la idea que los países más interesados en el aprovechamiento de estos minerales sean juntamente los que motivaron la gran crisis financiera global que, hasta ahora, es un hueso duro de roer en algunas latitudes.


Por Ms. Carlos Vargas Cárdenas - 11 de Agosto, 2010, 2:41, Categoría: Economía
Enlace Permanente | Referencias (0)

Retorno al Patrón Oro


Ya es casi una década desde que los Estados Unidos de Norteamérica iniciaron una carrera de compra de oro a nivel mundial. Para nadie es desconocido que ellos son, por ahora, los más grandes compradores de oro. No en vano su asociación con desarrolladores mineros canadienses, se lanzaron a esta gran carrera de extracción y acopio de oro.

Lo dijimos desde mucho tiempo atrás, la política monetaria de Alan Greenspan, recordado presidente de la Reserva Federal norteamericana (FED), estaba declarando un retorno a la vieja práctica de evaluar la estabilidad de la economía de un país por medio del establecimiento de su medición en oro. Ya nos habíamos dado cuenta que el dólar no iba más en la economía del mundo. Esto se podría prestar para pensar de una malsana, estratégica y maquiavélica planificación que va desde la caída de las Torres Gemelas, hasta al crisis financiera global de los créditos subprime.

En los últimos meses se ha incrementado de manera dramática la venta de oro a nivel mundial por parte de FMI a países emergentes, parte importante de este incremento se debe al hecho de que India compró hace casi dos meses 200 toneladas de oro al FMI, a precios de mercado, demostrando que los bancos centrales de las economías emergentes están dispuestas a acumular oro para diversificar sus reservas, y asegurarse obviamente frente a la caída de las monedas. Los bancos centrales de estos países apuestan a ganador, y así como mantienen una guerrilla para frenar la caída del dólar, también compran oro para anticiparse a sus próximas alzas. Los próximos grandes compradores de las restantes 400 toneladas que el FMI quiere vender para captar recursos, pueden ser China o Rusia.

Desde la quiebra de Lehman brothers, en septiembre del año antepasado, el oro se ha desalineado de los índices industriales. Mientras el Dow Jones ha caído en los últimos 14 meses un 15%, el oro ha escalado un 30% y recién éstas dos últimas semanas ha caído algo.

El oro y otros productos básicos han experimentado alzas importantes en el último tiempo profundizando la caída del dólar. Este movimiento se aceleró cuando los países del Golfo Pérsico anunciaron que dejarían de cotizar el petróleo en dólares, dada la gran volatilidad que estaba adquiriendo la divisa. El término de los petrodólares ha significado un aumento de la tensión que vive el dólar, y como el oro generalmente se mueve en dirección opuesta al dólar, la tensión que comienza a provocar este fenómeno puede estrellarse contra un muro realmente fuerte.


Todos estos comentarios serían vanos, sino advertimos cómo se encuentra la Deuda Soberana Global. Nos encontramos con la sorpresa que la soberana deuda de los EEUU frente al concierto de los países es casi la mitad, siendo que el gran acreedor del gigante del norte es justamente China, sí china que el año pasado amenazó en monetizar los documentos de deuda de EEUU en dólares para resolverlos en Yuanes. Esto suponía una gran cantidad de dólares en el mundo con la secuela de su baja inmediata. Pues ello no fue necesario, esta semana un secretario de estado norteamericano salió a la palestra mundial a decir que el dólar no es más un referente relevante. Bueno es ya sabido que en el pago de impuestos en esos lares se descubre que casi el 14% de las empresas norteamericanas que tiene capitales con movilidad internacional, tienen su contabilidad en otra moneda que no es el dólar. Si ellos mismos no creen en su moneda, el asunto ya está perdido como referente mundial. Es por ello que la idea de una reconversión al Patrón Oro, no es totalmente descabellado y lo analizaremos porqué.

Patrón oro
El patrón oro era el respaldo de los billetes en determinada cantidad de oro. En muchos países hubo bimetalismo, es decir, los billetes (moneda fiduciaria) estaban respaldados por una parte de oro y otra de plata. Su abandono comenzó durante la Primera Guerra Mundial, puesto que los gobiernos beligerantes necesitaban imprimir moneda para financiar el esfuerzo guerrero aún sin tener la capacidad de redimir esa moneda en metal precioso. Después de la Segunda Guerra Mundial, fue sustituido por el patrón cambio oro.

El patrón cambio oro es un sistema monetario por el cual se fija el valor de una divisa en términos de una determinada cantidad de oro. El emisor de la divisa garantiza que puede devolver al poseedor de sus billetes la cantidad de oro representada en ellos. Este sistema se reimplantó en la Conferencia de Bretton Woods, cuando surgió el Fondo Monetario Internacional (FMI) en 1944. Sin embargo, se anotó una pequeñísima pero significativa cuestión adicional, las divisas que garantizaban el cambio al oro fueron el dólar y la libra esterlina. Es decir, las monedas de quienes ganaron (financiaron) la segunda gran guerra. Este sistema dio lugar a una estabilidad muy relativa, pero duradera, desde 1944 hasta 1971. La mayoría de las economías del mundo se desarrollaron, por lo que esa etapa se conoce en la historia como la "Edad de oro". A partir de 1971, el dólar dio cuenta de la economía del mundo sin importar el Patrón de Cambio Oro.

¿Cómo funciona teóricamente el modelo?
El Patrón Oro es un sistema monetario bajo el cual el valor de la moneda de un país es legalmente definido como equivalente a una cantidad fija de oro. La moneda en circulación está constituida por piezas de oro, o por billetes de banco (papel moneda) que las autoridades monetarias están obligadas a convertir, si así se les demanda, por una cantidad determinada de oro. Además, los individuos tienen la posibilidad de exportar e importar oro libremente. El patrón oro estuvo en vigencia, con diversas variaciones, hasta bien entrado el siglo pasado: Gran Bretaña lo abolió, por ejemplo, recién en 1931.

Cuando se usa el patrón oro se estabilizan, dentro de una estrecha franja, los valores de las diferentes monedas que aceptan el mismo. Si un país sufre déficit en la balanza de pagos produce un flujo de salida de oro fuera de su territorio, si no se toman medidas compensatorias por parte del banco central del país afectado, este flujo de salida causa una contracción en la oferta monetaria. Este hecho, a su vez, causa la disminución de los precios en el mercado interno con respecto a los de otros países, lo cual alienta las exportaciones y reduce las importaciones, posibilitando así un flujo de oro en sentido inverso (entrante al país). Se genera de este modo, mediante el patrón oro, una compensación automática que lleva al equilibrio, al cual ayudan además los flujos de capital que actúan, en definitiva, del mismo modo.

A pesar de las ventajas del sistema, como dijimos éste fue abandonado durante los primeros años posteriores a la Gran Depresión de 1929 para evitar que precios y salarios descendieran en respuesta a una reducción generalizada de la demanda global, de modo que los ajustes recayeron sobre la cantidad de empleo total. En estas condiciones se consideró "menos doloroso" (en lo inmediato) la depreciación del tipo de cambio (es decir el abandono del patrón oro puro) para abaratar así las exportaciones, esto evitaba la reducción de los salarios, especialmente porque la presión de los sindicatos impuso en cierto modo este tipo de política. Y todo ello además sin tener en cuenta que todos los países, tarde o temprano, adoptarían la misma política: recurrir a la devaluación; con lo que la destrucción de empleo durante años, fue inevitable.

El Patrón Oro era un sistema monetario internacional que no podía funcionar sin la cooperación de los países que lo adoptaban. Mientras funcionó impidió que las naciones llevasen a cabo las políticas aislacionistas que disminuyen el comercio internacional y tienden a producir un estancamiento riguroso. Después de su colapso surgieron rápidamente políticas nacionalistas discriminatorias, en particular devaluaciones recurrentes y un fuerte proteccionismo, que restringieron el comercio multilateral y ahondaron la crisis de los años treinta. Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial se ha intentado restaurar la coordinación entre las políticas monetarias de los diversos países y la libertad de comercio internacional, mediante la creación de organismos como el FMI y el GATT.

Un poco de historia sería conveniente
Una de las consecuencias más graves de la primera Guerra mundial fue, sin duda, la destrucción del sistema Monetario Internacional que hasta 1913 estaba regido por el patrón oro, siendo la libra esterlina, como lo es ahora el dólar para el sistema basado en los acuerdos de Bretón Woods, la moneda que servia de comodín para facilitar las transacciones internacionales que el oro físico limitaría. Durante los 33 años seguidos que el patrón oro rigió al Sistema Monetario, los países expresaban su moneda en una cantidad fija de oro, estableciendo así unos tipos de cambio fijos para todos los países acogidos al sistema.

Teóricamente, el sistema basado en el patrón oro, se lo consideraba como totalmente automático y que no necesitaba de medidas gubernamentales, nacionales o de la cooperación internacional para su correcto funcionamiento. ¿Por qué?, pues porque en cada país la emisión de billetes por parte del organismo emisor estaba regulada estrictamente en función de las existencias de oro. Si la cantidad de billetes aumentaba, era como consecuencia del crecimiento del stock de oro.

Las reservas de oro, pues, tenían que ser equivalentes a la cantidad de billetes en circulación en base a la proporción establecida para cada moneda. El sistema, como cualquier sistema monetario, adolecía de fallas. Pero tenía la gran virtud, contrario al sistema originado en Bretton Woods, de garantizar los pagos internacionales a la vez que protegía a los nacionales de la devaluación de la moneda y de la consiguiente perdida y desasosiego que el proceso devaluatorio lleva aparejado.

Viendo este tema de manera objetiva, se podría decir que la falla principal del sistema basado en Bretton Woods, es que el FMI no aplica medicinas preventivas. Viene cuando el daño esta hecho, cuando la intervención política en los asuntos monetarios ha creado los desordenes e indisciplina fiscal que destruyen, económicamente hablando, todo el soporte de la sociedad. Tampoco controla adecuadamente a los gobiernos del tercer mundo, cuyas crecientes necesidades, unida a la indisciplina y nacionalismo trasnochado que caracterizan a nuestros países, nos inducen a violentar todas las normas que harían bueno el actual Sistema Monetario Internacional y protejerían a nuestra gente de políticos inescrupulosos y economistas trasnochados, y por demás ineptos, que echan mano de las devaluaciones para robar el ahorro a millones de inocentes compatriotas que pierden su dinero, a veces en solo algunos días, lo que ganaron en decenas de años de duro trajinar en el trabajo cotidiano.

Entonces, la principal característica positiva del sistema monetario basado en el patrón oro, era la constancia en el valor de la moneda. No había posibilidad alguna de provocar una devaluación inesperada que depredara los ahorros de todo un pueblo de un día para otro. Con esto, las crisis eran crisis reales, no artificiales como pueden y se crean ahora frente a los propios ojos del Fondo Monetario Internacional. Utilizando operaciones financieras con utilidades que se esperan obtener en base a la calificación de ciertos documentos de deuda que se sustentan en otras operaciones que también se espera ganar... y así sucesivamente, es de nunca acabar. ¿Y quién salía perdiendo?, pues nosotros los paganos de cuentas ajenas siempre.

Claro que el sistema, como lo recalcamos, tenía sus inconvenientes. Por ejemplo, beneficiaba a los países poseedores de oro al permitirles emitir dinero en cantidades abundantes en tanto que los países pobres y emergentes, dadas sus limitaciones de oro, tenían que limitar la cantidad de dinero en circulación a sus existencias de oro. También, la falta de liquidez tendía a volverse endémica y a provocar un aumento de la deflación y de los desequilibrios que afectaban a cada economía. Pero aun así, el sistema cumplía los requisitos más importantes de toda emisión monetaria: brindaba seguridad y confianza. Conseguir ambas cosas, en las circunstancias actuales, es muy, pero muy difícil, a menos que aceptemos de una vez por todas, si ello fuera posible, al Patrón Oro.

Por Ms. Carlos Vargas Cárdenas - 30 de Junio, 2010, 4:10, Categoría: Economía
Enlace Permanente | Comentarios 1 | Referencias (0)

Trabajando en las Nubes

Este último fin de semana tuvimos un furibundo ataque de virus en nuestros sistemas de cómputo. Entre Cookies malévolas, adwares, riskwares, virus, gusanos y troyanos; se confabularon para generar un ataque masivo en el que, a Dios gracias, no salimos tan magullados. Lo que nos hizo reflexionar respecto al inminente cambio de software antivirus corporativo. Pero, ¿cómo funcionan los antivirus?.

Un antivirus normal compara un fichero sospechoso con una base de datos de firmas que se actualiza periódicamente. Éstas son generadas por el equipo de desarrolladores del antivirus, el cual se asegura (en teoría) de que el código hallado es dañino. Es un procedimiento manual y muy costoso. Este año han aparecido antivirus de nueva concepción. No usan bases de datos, sino que se conectan directamente a la red de la comunidad de usuarios para compartir y consultar las firmas de ficheros nocivos. ¿Cuál es la ventaja de esta arquitectura frente a la tradicional?. Pues la contribución simultánea de miles de usuarios hace que las amenazas se detecten y erradiquen a una velocidad mucho mayor. Conectados entre ellos, millones de ordenadores conforman una auténtica "inteligencia colectiva". Aún en desarrollo, los antivirus de este tipo suponen una auténtica revolución.

Para entender el funcionamiento de este tipo de antivirus hay que definir primero el concepto de "Nube", una palabra que se ha vuelto muy popular en los últimos dos años.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver este asunto con la economía y cómo lo puedo aprovechar en mi empresa o quehacer profesional?. Pues tiene que ver mucho, porque esto es el inicio de la nueva forma de hacer negocios en el mundo.

La Nube es una metáfora de Internet: el usuario supera los límites de su propio ordenador para llevar a cabo acciones en un entorno descentralizado. Un antivirus que funcione gracias a la Nube no es más que un conjunto de herramientas de eliminación y puesta en cuarentena. Sin conexión a Internet, estos programas son inútiles, puesto que para identificar un virus deben enviar la huella detectada a una amplia red de ordenadores que comparten información parecida. Si un ordenador detecta un programa peligroso, el antivirus propagará la muestra por la Nube de forma similar a como lo haría un programa P2P. En pocos minutos, todos los demás usuarios tendrán la posibilidad de erradicar el nuevo malware de sus equipos. Comparado con el tiempo que tarda un antivirus clásico en actualizarse, el que necesita la Nube es muy poco.

La nube es una excelente y acertada abstracción de algo que si conociéramos un poco sería demasiado complejo. En un nivel entrada al tema de las telecomunicaciones, basta con saber que la nube sabe transportar datos de un lado a otro casi transparentemente, pero que como está constituye un conjunto de tecnologías complejas que se complementan dentro de la infraestructura de un Internet Software Provider.

Para hacer una explicación técnica, como lo solemos hacer siempre, debemos advertir los conceptos de SaaS y PaaS. Con ello tendremos una idea bastante clara de lo que queremos explicar.

Una de las expresiones de moda en ámbitos informáticos y empresariales es Software como Servicio o SaaS (del inglés Software as a Service), un concepto muy sencillo pero que es necesario entender si queremos definir un concepto más general como es la nube. Resumiendo muchísimo, Software como Servicio significa dejar de comprar licencias de software instalable, migrando a aplicaciones web equivalentes que normalmente tendrá un costo bajo demanda (por periodos, usuarios, funcionalidades, etc.). De esta manera dejamos de poseer una copia del software y recibimos un servicio puro. Cuando se habla de SaaS se suele referirse al ámbito empresarial, donde una empresa ofrece por ejemplo soluciones CRM ó ERP alojadas en sus propios servidores, y otra empresa contrata el acceso a ese CRM ó ERP que, como está basado en web, no necesita de una instalación en las oficinas de la empresa contratista. Sin embargo, el concepto es tan general (software que usamos pero que se ejecuta en una máquina remota) que prácticamente abarca cualquier aplicación web que ofrezca un servicio: desde un gestor de correo personal como Gmail a una completa suite ofimática como Zoho, todo se puede llamar SaaS. Sí, es lo que estás pensando: simplemente es nombre fresco y comercial para vender mejor las aplicaciones web, o para denominar la masiva migración de actividades hacia Internet que estamos sufriendo los últimos años.

Por otro lado, una de las patas de la dichosa nube o Cloud Computing ha sido la aparición de la Plataforma como Servicio (o PaaS, del inglés Platform as a Service). La idea es la misma que aplicábamos al Software como Servicio pero aplicándola al Hardware: no queremos poseer una máquina simplemente por tenerla, queremos tener acceso a todos los servicios que nos pueda ofrecer esa máquina. No es importante que esos servicios vengan de un servidor Intel Xeon de último modelo en Perú o de trece mil Pentium en una empresa corporativa, si la experiencia es similar. Este servicio, que abstrae del Hardware físico al cliente, es interesante para cualquier desarrollador web o empresa que quiera desarrollar para la web, y viene a reemplazar a las empresas de hosting tradicionales. Quizás, también a los Administradores de Sistemas, ya que no hay sistema que controlar ni optimización posible más allá del código y sus algoritmos.

En buena cuenta, en entornos que se refieren a usuarios domésticos, la nube son todos esos servicios web que nos permiten hacer lo mismo que antes pero sin estar ligados a una máquina. Last.fm y Spotify son ejemplos perfectos de servicios en la nube, Google Docs también, Google Apps e incluso otros sitios sociales como Facebook o Twitter. El concepto es muy poco específico en este entorno, y vendría a ser precisamente el SaaS. Una aplicación que usas desde tu máquina pero que se ejecuta remotamente y accede a datos también remotos. En el entorno más empresarial o más técnico, la nube está más relacionada con las nuevas infraestructuras o tecnologías basadas en Internet. Esta computación en la nube o Cloud Computing sería la base donde los servicios web se desarrollarían, abstrayéndoles de la complejidad de la Internet física. Es decir, el PaaS y a más bajo nivel el SaaS.

Como ves, la nube solo es una palabra que modela la transición del modelo tradicional de las aplicaciones hacia el nuevo modelo sobre Internet basado en servicios, realmente no hay mucho más que decir. Evidentemente estas palabras se repiten más en empresas, que son las que se gastarán y ahorrarán más dinero en estos cambios, pero los usuarios domésticos también están en esa transición. Por ejemplo, ¿quién se imaginaría hace unos años que podríamos jugar a videojuegos en Alta Definición directamente desde Internet?, pues nadie.

Aún más, se estima que para el 2015 no se puede concebir una computadora que se encienda y no esté conectada a Internet, por ello todas las aplicaciones estarán allí, en la Nube. Las nuevas computadoras no tendrán el ingreso para conectar un PenDrive (una memoria USB, para entendernos), por la sencilla razón que no lo necesitarán. Si usas un Pendrive es porque tienes información que podrías usar en cualquier otra computadora. Pero que pasa si en cualquier computadora que estés podrías ingresar a tu disco duro que está en Internet. Por ello también cuando compremos una computadora dentro de uno años, no vendrá con un disco duro de gran capacidad, lo alquilaremos a grandes servidores en Internet. Las ONG's se están organizando para recoger dentro de 20 años todos los Pendrive y discos duros para darles una sepultura adecuada y no seguir contaminando el planeta.

Esta nueva forma de actuar comprimirá la cantidad de archivos repetidos que tiene la humanidad, la misma que se estima en 25 veces. Es decir, si la información se centraliza en grandes servidores, podría acceder a la misma todo el planeta y solamente se tendría 1/25 de la cantidad de bytes que actualmente se maneja. ¿Te imaginas el ahorro en unidades de almacenamiento de datos?. Lo mismo sucederá con los monitores, impresoras y demás artefactos que necesita la actividad económica y que será provista también de energía renovable como la fotovoltaica.

Adicionalmente, ya se tiene noticias de Internet2 que comenzó como una iniciativa académica, ahora ingresaría a la actividad empresarial. En Internet puedes publicar lo que se te antoje, pues en Internet2 es un sistema auditado de publicación y, por demás, muy confiable. Con estas dos alternativas se incrementan las posibilidades de información para todos.

Bueno, ya se podría decir que dentro de muy poco, se estaría tomando decisiones y haciendo empresa; en las Nubes.



Por Ms. Carlos Vargas Cárdenas - 9 de Noviembre, 2009, 5:00, Categoría: Economía
Enlace Permanente | Referencias (0)

La Economía y el Prosumo

Prosumo, nos chocamos con esta palabra hace más de dos décadas y no ha sido sino en estos días que creemos ha cobrado relevancia sustantiva en el ámbito de la economía global. Y es que actualmente cada uno de nosotros nos hemos convertido en un Prosumidor. Porqué?, por los acelerados cambios actuales que están desincronizando sectores cada vez más numerosos de la economía.

La palabra prosumidor, o también conocida como prosumer, es un acrónimo formado por la fusión original de las palabras en inglés PROducer (productor) y conSUMER (consumidor). Igualmente, se le asocia a la fusión de las palabras en inglés professional (profesional) y consumer (consumidor). Eso mismo en español sería PROductor y conSUMidOr.

Uno de los asuntos más relevantes que llega a conclusión el Matrimonio Toffler (Alvin y Heidi Toffler) en su libro titulado "La Revolución de la Riqueza" es cuando se expone el ejemplo del huevo frito. Es decir, si el huevo se fríe y se vende en un restaurante genera riqueza y se contabiliza como crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI), mientras que si lo freímos en nuestra casa, este no se contabiliza dentro de la economía, pero en ambos casos se esta realizando el mismo trabajo. A esto último el matrimonio Toffler, lo llama PROSUMO, porque somos a la vez el PROductor del huevo (es decir, lo sacamos del inventario) y el conSUMidor del mismo.

La definición del término Prosumo explicada por el matrimonio Toffler daba cuenta de más o menos lo siguiente: Cuando la gente saca a la venta, en la economía monetaria, bienes, servicios o experiencias, sus miembros son productores, es decir, el proceso es producción. Lo que pasa es que no existía léxico, al menos en Ingles, para lo que ocurre en la economía no contabilizada o no monetaria.

Por ello, en el libro La Tercera Ola (1980), se inventa la palabra PROSUMIDOR, para designar a quienes creamos bienes, servicios o experiencias para nuestro propio uso o disfrute, antes que para venderlos o intercambiarlos. Cuando como individuos o colectivos PROducimos y conSUMIMOS, nuestro propio output esta PROSUMIENDO. Por ejemplo, si elaboramos una torta y nos la comemos, somos prosumidores. Pero prosumo no es solo un acto individual, parte del propósito de elaborar esa torta tal vez sea de compartirla con la familia, los amigos o nuestra comunidad sin esperar dinero o su equivalente a cambio. Actualmente, dado que se ha encogido el mundo gracias al progreso del transporte, las comunicaciones y las tecnologías de la información (TI), la noción de comunidad es mundial, otra consecuencia del cambio en nuestra relación con la filosofía profunda del espacio. Por esa razón el prosumo puede incluir el trabajo no remunerado para crear valor y compartirlo con extraños del otro extremo del planeta.

El prosumo es en buena cuenta la nueva relación entre el productor y el consumidor. En la época industrial se generalizó el trabajo por salario, en la actualidad se va generalizando la tendencia a trabajar y producir para uno mismo. Este fenómeno parece estar relacionado también con el fenómeno antecesor de la automatización, que permite, sin poseer una capacidad técnica especial, producir efectos y artículos mediante una fácil actividad personal.

Es consabido que en el pasado, nuestros antecesores, se alimentaban, se vestían, por si mismos. Mucho antes de la invención del dinero, producían lo que necesitaban consumir. También sabemos que gradualmente, a lo largo de milenios, la gente pasó a ser menos prosumidora y a depender más del dinero y de los mercados. La creencia corriente entre los que se toman la molestia de pensar sobre ello era que el prosumo seguiría disminuyendo, es decir que la gente que crea valor no remunerado fuera del mercado disminuiría hasta volverse completamente irrelevante.

Sin embargo, lo que estaría pasando es exactamente lo contrario, mientras que se reduce en sus formas de primera ola, el prosumo se está expandiendo rápidamente en nuevas, según los Toffler, formas de la tercera ola. Está produciendo más valor económico y proporcionando más servicios gratuitos a la economía monetaria, y no solamente eso sino que se está haciéndolo a través de más, mejores y variados canales de distribución. Pero, no todo es color de rosa, para ciertos sectores monetarios este tema del Prosumo, no es muy conveniente que digamos como se puede observar con la aparición de Internet para los sistemas de cómputo, los blog para la industria de las comunicaciones, portales web gratuitos como Youtube. Hotmail, Twitter, Facebook, etc., etc., etc.

Bueno, todo esto está bien, pero, ¿qué tiene que ver con la economía?. Pues tiene que ver mucho. La economía no puede ser ajena a la revolución tecnológica en la que nos encontramos inmersos desde ya varios años, y por ello es necesaria una actualización de la economía en donde el prosumo y la calidad de vida, sean contabilizados mediante parámetros contables. Pues de lo contrario, se están realizando mal las cuentas y al realizarse mal las cuentas los resultados también seguramente serán malos.

Para ello veamos un simple ejemplo que nos podría ilustrar mejor. Si a lo que cuesta producir un KW/H, mediante la energía nuclear, le incrementamos lo invertido en investigación y lo que supone el mantenimiento de los desechos nucleares, nos damos cuenta de repente, que esta tecnología ya no es tan económica como se nos hizo creer. Por otro lado, si estudiamos las propuestas alternativas formuladas por Greenpeace, veríamos que mediante el fomento de las energías renovables, otro mundo si es posible y económicamente viable. Donde estaría el problema neurálgico, pues en que de repente cualquiera podría producir energía eléctrica a través de paneles solares usando energía fotovoltáica, o usando la energía eólica de la fuerza del viento.

Quizás y repentinamente se le acabaría el negocio a las grandes empresas del sector eléctrico que mantienen el monopolio en la actualidad. Según los Toffler, la economía monetaria no es más que una parte de un sistema de riqueza mucho mayor, que abarca la no monetaria, o prosumo. Paralelamente al concepto de productividad, enuncian el de "producividad": aumento de la tasa de crecimiento en la economía monetaria debido a la creación de valor no remunerado, la esencia del prosumo.

El Open Source es otro ilustrativo ejemplo de prosumo y lo entendemos como aquel software gratuito hecho para que el colectivo pueda utilizarlo para los fines que deseé, sin tener que pagar alguna cantidad económica, a los mas, en algunos casos se invita a la gente a donar dinero. Con el Open Source nos referimos a herramientas como Linux, OpenOffice o lenguajes de programación de código abierto como PHP (uno de los mas utilizados en la web). Este fenómeno llamado "prosumo" (creación de bienes, servicios o experiencia para nuestro disfrute o para compartirlo con la comunidad antes que para venderlos o intercambiarlos) lo podemos ver también en la gente que sube artículos a Wikipedia, gente que crea tutoriales gratuitos para aprender a utilizar programas, y que antes debíamos de comprar; o gente que publica noticias en un blog o un portal sin ningún costo para el que se beneficia, como el que estás leyendo en este momento.

El prosumo es, en definitiva, una de las banderas de la Sociedad del Conocimiento. Dado que el intercambio de la información es promovida por la necesidad de conocimiento para el crecimiento de una sociedad, lo cual es muy importante para las personas que entran a la vorágine del mundo laboral o empresarial, por la facilidad para acceder a un diferente tipo de conocimientos que antes, con seguridad no tenían; el prosumo deberá constituirse en la variable tácita de la nueva economía.


Por Ms. Carlos Vargas Cárdenas - 5 de Noviembre, 2009, 16:20, Categoría: Economía
Enlace Permanente | Comentarios 1 | Referencias (0)



<<   Diciembre 2017    
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

 

Blog alojado en ZoomBlog.com